Cuernavaca, Mor. El activista Javier Sicilia cuestionó que el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, defienda el Mando Único Policial (MUP) como la solución al problema de la inseguridad en el estado, cuando no pudo impedir el asesinato de Gisela Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco, Morelos.

Entrevistado por El Economista, cuestionó que mientras el gobernador Graco Ramírez y el alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, discutían sobre la aplicación del mando único, se cometía el asesinato de la alcaldesa perredista.

“Discuten el mando único, y mientras nos tienen a todos mirando el problema, a 30 kilómetros están asesinando a una alcaldesa. ¿Cómo llamamos a eso? Simulación”, expresó.

Por eso, aseguró que las autoridades —ni federales ni estatales— han entendido que la delincuencia no se terminará con policías combatiendo a los criminales, sino cuando termine la infiltración de éstos en los gobiernos.

“Aun donde está el mando único, no está funcionando. No es un asunto de policías y ladrones, no es un asunto de quién tiene el monopolio de las balas, es un asunto de pudrimiento de las estructuras del país. No usan el gobierno para gobernar, lo usan para delinquir, lo usan como un negocio, y eso es lo que no se atreven a ver”, dijo.

Aseveró que el asesinato de la alcaldesa Mota Ocampo es un mensaje “muy duro; están diciéndoles (a los políticos): cualquiera que quiera hacer algo por el estado, no lo vamos a dejar llegar, y si llega, lo vamos a matar”.

Javier Sicilia, a quien en el 2011 el crimen organizado le asesinó a su hijo Juan Francisco Sicilia Ortega, precisamente en Temixco, cuestionó por qué si el gobierno estatal sabía que en ese municipio operan grupos criminales, no impuso seguridad a la alcaldesa asesinada: “Se esgrimen diciendo que ella no la quería. Eso no es un asunto de querer o no querer. Era una obligación del estado protegerla, dadas las condiciones de indefensión en las que estaba”.

También consideró que el hecho de que los policías estatales lograran detener a tres sujetos y abatir a otros dos implicados en el homicidio de Gisela genera la duda de si los elementos policiacos tenían información sobre lo que iban a hacer los delincuentes.

Javier Sicilia destacó que el gobernador Graco Ramírez debe demostrar con investigaciones sus dichos, en el sentido de que los hermanos Roberto y Julio Yañez, y el hermano del cantante Joan Sebastián, Federico Figueroa, están relacionados con el crimen.

“¿Dónde están las investigaciones, dónde está el proceso para poder decir: sí son? ¿Si lo tienen tan claro, por qué no han procedido?”, expresó.

Cuestionado sobre el papel de Cuauhtémoc Blanco al llegar a la alcaldía, afirmó: “Llegó como jugaba en las cancha: con marrullerismo y a la patada. ¿Quién es Cuauhtémoc? Es un gran jugador, pero gandalla. Ni siquiera fue un candidato que nació de una intención política, lo sabemos claramente, le pagaron para venir acá y mantener el registro del PSD, y se encontraron con el triunfo. El tipo no tiene la figura para gobernar. Es una verdad a gritos (que recibió 8 millones de pesos para ser candidato), pero no tenemos las pruebas”.

Finalmente, consideró que la confrontación entre Graco Ramírez y Blanco Bravo “es la disputa por administrar el infierno, por usar al gobierno como un negocio y no tener nadie que les haga equilibrios”.