Lima. La jefa del gabinete ministerial, Ana Jara, dijo que la carta pública de cuatro ex primeros ministros que piden el respeto a la investidura del voto de confianza, la compromete a realizar un trabajo más esforzado y colectivo a favor del país.

Según remarcó, su función implica una labor en equipo, con un presidente que traza los lineamientos que debe seguir el Gobierno, con un Congreso que apoya las reformas del Estado y lleva a cabo tareas propias de fiscalización, y otras instituciones democráticas.

Al agradecer el documento firmado por Javier Pérez de Cuéllar, Beatriz Merino, Pedro Pablo Kuczynski y Luis Solari, sostuvo que se trata de un "gesto de nobleza" y desprendimiento en favor de la institucionalidad democrática.

Coincidió en la reflexión de los ex ministros respecto a que la presentación de mañana ante el pleno constituye una buena oportunidad para que el Perú conozca las metas y planteamientos del Gobierno para los dos próximos años.

También rescató que hayan mencionado que el voto de confianza no debe ser usado como instrumento de presión, al comentar las demandas sociales son muchas pero el Gobierno debe abocarse a los problemas de mayor urgencia, así como las medidas a corto, mediano y largo plazo, y las megaobras.

Ejes del discurso. Jara Velásquez adelantó que este miércoles, durante su presentación ante el Congreso, explicará las maneras y los tiempos para la ejecución de las propuestas en sectores como la educación, salud, seguridad ciudadana, lucha contra la corrupción y la promoción de las inversiones.

Mencionó que el tema económico tendrá un papel preponderante en su discurso y se le dirá al Congreso el cómo y el cuándo para aterrizar los ofrecimientos del Jefe del Estado en los mencionados sectores.

"Tendrán seguramente muchos anuncios que dejan satisfecha a la ciudadanía peruana", dijo tras una reunión con la bancada de Fuerza Popular, la última de la ronda de conversaciones iniciada la semana pasada.

La jefa del Gabinete expresó estar convencida de que el país cerrará este año con un crecimiento económico de cuatro por ciento, y para 2015 no será menor a seis por ciento, lo que ayudará a seguir siendo líder de la región.