Río de Janeiro, EFE. El jefe de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah), el canadiense Nigel Fisher, inició este lunes en Río de Janeiro una serie de consultas con las autoridades brasileñas para acordar la reducción de las tropas de Brasil en el país caribeño.

"No quiero avanzar en un plan (de reducción de tropas) sin discutirlo con las autoridades, especialmente las de Brasil, que es el país de América Latina que más contribuye (para la Minustah)", afirmó Fisher en declaraciones que dio durante una visita al Centro Conjunto de Operaciones de Paz de Brasil.

El representante especial del secretario general de la ONU para Haití considera que la reducción de las tropas de la Minustah, como fue determinada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, tiene que ser realizada en forma gradual y segura para que los militares no tengan que regresar a Haití.

"Si avanzamos como fue planeado, podemos retirarlos como está previsto. Pero si hay problemas, tendremos que extender el período (de la misión) en Haití", afirmó Fisher citado en un comunicado divulgado este lunes por la oficina de la ONU en Río de Janeiro.

El Consejo de Seguridad de la ONU, en una reunión en octubre del 2012, renovó por un año el mandato de su misión en Haití, hasta el 15 de octubre de 2013, pero con una reducción del número de militares de los 7.340 actuales a 6.270.

Fisher, que inició este lunes en Brasil una gira que también lo conducirá a Chile, Argentina y Uruguay, considera que las consultas con las autoridades de los países con más tropas en Haití le permitirán "establecer las bases de un acuerdo" para la retirada gradual de los militares.

Tras reuniones con los oficiales que comandan el Centro Conjunto de Operaciones de Paz, en el que Brasil prepara militares de varios países para misiones de la ONU, Fisher viajó a Brasilia para un encuentro con el comandante del Ejército brasileño, Enzo Martins Peri, este mismo lunes.

El jefe de la Minustah tiene previsto un encuentro el martes con el ministro brasileño de Defensa, Celso Amorim, y con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La misión de la ONU en Haití completará nueve años en junio próximo.

Brasil, que es el jefe militar de la misión y el país con mayor número de soldados en Haití, aumentó sus tropas hasta cerca de 2.300 soldados en enero de 2010 tras el terremoto que dejó cerca de 220.000 muertos y 1,5 millones de damnificados en el país caribeño.

Pero el país inició en abril la reducción gradual de sus tropas con la desmovilización de un batallón integrado por 430 soldados, y la previsión es que su contingente en Haití llegue a 1.200 militares a mediados de este año.

Fisher, que desde 2010 se desempeñaba como representante especial del secretario general de la ONU en Haití, asumió el mando de la Minustah en febrero pasado en reemplazo del excanciller chileno Mariano Fernández.