El jefe del Gabinete de ministros, Pedro Cateriano, reafirmó que las Fuerzas Armadas no están en condiciones de realizar tareas de seguridad ciudadana, como lo proponen algunos líderes políticos, y consideró que no sería una buena señal militarizar el país.

Al ratificar la posición del Gobierno, contraria a este planteamiento, explicó que ad portas de un proceso electoral, como el que se tendrá el próximo año, de debe garantizar el libre tránsito y el ejercicio pleno de las libertades, por lo que dijo más bien que se fortalecerá la acción de la Policía.

“El Gobierno ha hecho esfuerzos para adquirir material, preparar a la Policía, y a pesar de las dificultades existentes, estamos empeñados en revertir la actual situación (de inseguridad ciudadana)”, agregó el titular del Consejo de Ministros.

Detalló que la tarea del mantenimiento del orden público y la lucha contra la delincuencia común es propia y privativa de la Policía Nacional, y que solo de manera excepcional las Fuerzas Armadas pueden apoyar las labores policiales, por ejemplo, contra la minería ilegal.

“Un militar tiene una formación y preparación totalmente diferente de la que recibe un policía, por lo tanto, no está en condiciones de llevar adelante un trabajo similar al que desempeña un policía, y este es un aspecto que hay que revisar de manera adecuada”, manifestó.

Ratificó que la posición del Gobierno en torno a este tema fue fijada por el Jefe de Estado, Ollanta Humala, quien advirtió que disponer que los militares se sumen a las tareas de seguridad ciudadana generaría riesgos, como incurrir en excesos o casos de corrupción.

El Mandatario habría indicado que las Fuerzas Armadas no están preparadas para asumir tareas policiales, y recordó que en el pasado se permitió que militares participen en labores de seguridad ciudadana, por ejemplo, en el Alto Huallaga, pero ello dio lugar a corrupción.

Cateriano Bellido declaró luego de sostener una reunión de diálogo con el congresista y líder de Somos Perú, Fernando Andrade, con quien habló sobre temas económicos, la inseguridad ciudadana, el Fenómeno el Niño, entre otros.