Seúl. El jefe de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur se mostró reacio a confiar en el acercamiento de paz de Pyongyang, en medio de la persistente retórica beligerante entre Estados Unidos y la aislada nación asiática por su programa nuclear y de misiles.

En un discurso de Año Nuevo, el líder norcoreano, Kim Jong Un, dijo que estaba abierto al diálogo con Corea del Sur -aliado de Estados Unidos- y que enviaría una delegación a los Juegos Olímpicos de invierno que se celebrarán en el país vecino en febrero.

El mandatario norcoreano también advirtió que continuaría impulsando la "producción masiva" de ojivas nucleares, que forma parte de un programa armamentista que desafía las sanciones aplicadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En respuesta a la sugerencia de diálogo de Pyongyang, Seúl propuso este martes conversaciones de alto nivel en una localidad limítrofe y el miércoles ambas Coreas restablecieron una línea de contacto que estaba cerrada desde febrero del 2016.

El Departamento de Estado en Washington indicó que Pyongyang "estaría intentando generar división" entre Estados Unidos y Corea del Sur.

"Debemos mantener nuestras expectativas en el nivel apropiado", dijo al respecto el jefe de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea (USFK por su sigla en inglés), Vincent Brooks, durante un discurso en una universidad en Seúl, según fue citado por la agencia de noticias Yonhap.

Funcionarios estadounidenses han respondido fríamente a la sugerencia norcoreana de mantener conversaciones y el Departamento de Estado en Washington indicó que Pyongyang "estaría intentando generar división" entre Estados Unidos y Corea del Sur.

El comandante Brooks manifestó que la propuesta de Corea del Norte era una estrategia para dividir a cinco países -Estados Unidos, Corea del Sur, China, Japón y Rusia- para alcanzar su objetivo de ser aceptada como una nación "nuclearmente competente", según el reporte de la agencia Yonhap.

"No podemos ignorar esa realidad", señaló, y agregó que era importante que Estados Unidos y Corea del Sur mantengan una alianza "invulnerable y afiladísima". USFK y los organizadores del evento universitario no pudieron confirmar las declaraciones del comandante estadounidense.

Kim y el presidente Donald Trump han intercambiado dichos beligerantes en los últimos meses, generando alarma en el mundo. El mandatario estadounidense varias veces desestimó la vía diplomática como solución a una crisis en la que Corea del Norte ha amenazado con destruir Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

Trump se ha burlado de Kim llamándolo "pequeño hombre cohete" y volvió a ridiculizarlo en Twitter esta semana: "¿Alguien de su régimen agotado y hambriento puede informarle que yo también tengo un Botón Nuclear, pero es mucho más grande y poderoso que el suyo y mi Botón funciona!".