En entrevista con el diario La República el presidente José Mujica negó que existan en el gobierno dos equipos económicos. “Eso es bulla”, señaló.

“No hay dos equipos económicos, no sé si habrá uno. (…) Puede haber enfoques a veces que son distintos. Pero tenemos un equipo económico que acompañamos, respetamos, con el que discutimos y con el que a veces hasta tenemos diferencias, como debe ser”, indicó.

El mandatario agregó que en gran parte de las diferencias de este gobierno reflejan “la fina intolerancia que tiene este país, que es muy fina, no es la intolerancia del que desprecia crudamente al negro en forma discriminatoria y grosera”.

Según el mandatario se trata de una “intolerancia mucho más culta” que vivió durante toda la campaña electoral. “No puede tolerarse que alguien que no tenga chapa universitaria o no pertenezca a determinado círculo social sea presidente”.

“Entonces, me han hecho la guerra desde el primer momento, antes de llegar. Si yo les hacía caso a los politólogos no era candidato a presidente y lo mismo a todos en el oficialismo. Pero no les di pelota a ninguno, sino a mi nariz y a lo que me decía la gente con quien yo caminaba por la calle”, señaló.

Conflictos y sindicatos. El presidente también se refirió a los conflictos sindicales que marcaron el año 2011, como el da educación y la fuerte oposición que recibió por parte de Confederación de Funcionarios del Estado (COFE) cuando propuso reformar el Estado. Al respecto, señaló que en Uruguay se ha educado mal a “las camadas de militantes sociales”. “Se creen que con la estatización nos acercamos a al socialismo o algo parecido”, sin embargo, Mujica sostuvo que a su entender “históricamente el Estado ha terminado siendo el enemigo número uno del socialismo”.

Formación tecnológica.  Mujica señaló que más allá de la crisis educativa que atraviesa el país, hay un “problema grave” que tiene que ver con la falta de formación tecnológica. “Tenemos la discusión como si la (formación) humanística estuviera en contra de la tecnología o la tecnología en contra de la humanística, sin ver que también por el lado de las matemáticas termino en el campo de la filosofía. Esos mundos no son contradictorios”, afirmó, al tiempo que llamó a dar una “respuesta” a aquellos padres que pasan las noches haciendo fila para inscribir a sus hijos en la UTU.