El presidente de Uruguay, José Mujica, se reunió la semana pasada con el ex mandatario de ese país, Tabaré Vázquez, para analizar los pasos a seguir por el gobierno en la lucha antitabaco y la demanda internacional de Philip Morris.

Según informa el semanario Búsqueda, en el encuentro, Vázquez le trasmitió a Mujica su convicción de que existe la firme posibilidad de “conseguir apoyo internacional para el juicio”, y le dijo que el Estado tiene posibilidades de que se le dé la razón en el arbitraje.

La tabacalera presentó la denuncia contra Uruguay ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre Inversiones en Suiza, por entender que el Estado tomó decisiones que perjudicaron a la multinacional y que violan tratados internacionales.

Mujica por su parte compartió la visión planteada por el ex presidente, pero también aclaró que su máxima preocupación es la posibilidad de “perder en un juicio una suma muy elevada de la “plata de la gente”.

El gobierno de Uruguay ha deslizado que estudia cambiar su política contra el cigarrillo, con el objetivo de sortear el pleito internacional con la tabacalera, un gesto que Tabaré Vásquez no comparte.

Philip Morris dijo que dejó de vender algunos productos y tuvo que incluir las nuevas advertencias en las cajetillas, tras la aplicación de las medidas del gobierno de Mujica.

"Hay algunos planteos en los cuales Uruguay es muy fuerte jurídicamente y no es necesario ningún ajuste, y hay cosas que tenemos que ajustarlas a la ley o pensar una ley que reemplace la existente", dijo a periodistas el canciller de Uruguay, Luis Almagro.