Montevideo, Xinhua.  El presidente de Uruguay, José Mujica, se pronunció a favor de que la polémica sobre la flamante ley que habilita el aborto se dirima en una consulta popular, según declaraciones difundidas este martes martes.

"Es un tema que lo tendría que resolver el voto de la gente", dijo Mujica cuando un periodista le preguntó su opinión sobre la norma que entrará en vigencia en tres semanas.

"Es un tema de conciencia que cada cual debe resolver en su fuero íntimo", dijo Mujica el lunes antes de ingresar a un acto oficial en el balneario Punta del Este (140 kilómetros al este de Montevideo).

Mujica había anunciado que si el Parlamento aprobaba una ley de aborto no aplicaría el veto, mecanismo que sí utilizó su antecesor, Tabaré Vázquez, también del Frente Amplio (FA), para desactivar una norma sobre interrupción del embarazo en 2008.

El mandatario promulgó la semana pasada la ley que habilita el aborto en las primeras 12 semanas de gestación, con lo que se abre un plazo de 30 días para que la norma comience a aplicarse.

Organizaciones sociales y sectores de la oposición (del Partido Nacional) anunciaron su intención de promover un recurso de referéndum para derogar la norma a través del mecanismo de recolección de firmas.

El 60 por ciento de los uruguayos se declaró favorable a despenalizar el aborto y un 32 por ciento en contra, según una encuesta de Factum divulgada días atrás.

La nueva normativa establece que la mujer podrá interrumpir su embarazo por sola voluntad luego que un equipo interdisciplinario (ginecólogo, psicólogo y asistente social) le informe distintas alternativas como la adopción.

Cumplido un lapso de reflexión de cinco días después de esa consulta, la mujer podrá exigir que se le practique un aborto en la institución sanitaria donde se asista.

La norma aclara que "la interrupción voluntaria del embarazo no será penalizada" para "el caso que la mujer cumpla con los requisitos" mencionados durante las 12 semanas de gravidez.