Sao Paulo. José Serra, el principal candidato opositor para las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, propuso a un senador de su mismo partido de centro como su compañero de fórmula en la vicepresidencia, dijeron este viernes aliados políticos.

Su reportada elección del senador Alvaro Dias podría causar tensiones dentro de la coalición electoral de Serra porque el pequeño partido DEM quería a un representante de sus propias filas como candidato a la vicepresidencia.

Fuentes del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en el que milita Serra, confirmaron a Reuters que el candidato presentará el nombre de Dias a sus partidos aliados, mientras arma su campaña contra Dilma Rousseff, la abanderada del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

"Estaba siendo propuesto y debería ser confirmado. Creo que es un buen nombre", dijo Roberto Freire, presidente del partido opositor aliado PPS.

Reducción de ventaja. Serra, ex gobernador del estado de Sao Paulo, ha visto desaparecer en meses recientes la gran ventaja que tenía en los sondeos de intención de voto sobre la ex jefa de Gabinete del Gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien ha ganado apoyo consistentemente debido a la popularidad del mandatario y la recuperación de la economía.

En el último sondeo Ibope difundido esta semana, Serra era superado por Rousseff por cinco puntos, con un 35% de las intenciones de voto contra un 40% de su adversaria.

Se trató de la primera vez que Rousseff obtiene una ventaja significativa.

Los críticos habían mencionado la demora en la designación de un compañero de fórmula entre las señales de que la campaña de Serra ha demorado mucho en armarse.

La búsqueda de un compañero de fórmula por parte de Serra se retrasó luego de que el político que era su primera opción se involucró en un escándalo.

Lula, cuyo Gobierno cuenta con un 75% de aprobación según el sondeo divulgado este miércoles, tiene prohibido por ley presentarse a un tercer mandato.

Se cree que ni Rousseff ni Serra se alejarán demasiado de la receta de Lula de políticas de mercado combinadas con un fuerte rol estatal en la economía.