México DF. Una diputada que busca ser la primera mandataria de México fue electa el domingo candidata presidencial del gobernante Partido Acción Nacional (PAN) para las elecciones de julio y, desde ahora, se enfrenta a la tarea de revertir las tendencias de voto que favorecen al candidato del opositor PRI.

La ex jefa de los diputados oficialistas Josefina Vázquez Mota obtuvo 55% de los votos frente a 38% del ex secretario de Hacienda Ernesto Cordero, un cercano colaborador del presidente Felipe Calderón, tras haberse contabilizado 87% de las mesas, dijo el partido.

Esa cantidad de sufragios da a Vázquez Mota un triunfo contundente sin necesidad de una segunda vuelta.

"Este es el resultado, parece que es claro, por el porcentaje computado la tendencia veo que será irreversible", dijo en conferencia de prensa José Espina, jefe de la Comisión Nacional de Elecciones del PAN.

Cordero, visto por analistas como el "delfín" de Calderón, felicitó y le deseó suerte a Vázquez Mota en su cuenta de Twitter.

Un tercer contendor, el senador Santiago Creel, quien obtuvo un 6 por ciento, aceptó en una rueda de prensa que los resultados no le favorecieron en las votaciones internas.

En la casa de campaña de la ahora candidata, una ex secretaria de Educación, cientos de simpatizantes celebraron la noche del domingo.

"Voté por Josefina, los hombres hemos cometido muchos errores dentro del gobierno, a ver qué tal lo pueden hacer las mujeres", dijo tras sufragar en la Ciudad de México Joaquín Cervantes, un jubilado militante del PAN.

A la contienda interna fueron convocados alrededor de 1,8 millones de militantes del partido en todo el país.

Oficialismo, un paso atrás de los adversarios. El partido gobernante de México rema a contracorriente rumbo a las elecciones presidenciales, muy lejos del puntero, el opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), y semanas después de que sus adversarios lanzaran a sus abanderados.

El hecho de que el derechista PAN fuera el único en celebrar primarias, un proceso desgastante que a veces deja divisiones internas, le dio más tiempo al PRI para unificarse en torno a su candidato Enrique Peña Nieto, quien lidera ampliamente en los sondeos.

Tras acudir a votar, Calderón hizo un llamado a la unidad del partido, sea cual sea el resultado. "Una vez resuelta la candidatura, lo correcto para toda la militancia (...) es cerrar filas y fortalecer la unidad", dijo el presidente a periodistas.

Los equipos de los tres aspirantes manifestaron que detectaron algunas irregularidades como acarreo de votantes, el caso de una urna que presuntamente ya tenía votos antes de la apertura de la casilla y militantes que no pudieron sufragar al no aparecer en las listas.

México escogerá el 1 de julio a un nuevo presidente que deberá lidiar con una economía que en 2011 dio signos de recuperación al crecer 4% -luego de la severa recesión del 2008 y el 2009-, pero que este año flaquearía nuevamente por el impacto de la desaceleración de Estados Unidos, su vecino y principal socio comercial.

También deberá enfrentar la violencia vinculada al narcotráfico que ha dejado casi 50.000 muertos en poco más de cinco años y ha pasado factura al actual gobierno, además de haber puesto en vilo a la población de la segunda economía latinoamericana, donde la mitad vive en la pobreza.