El candidato oficialista colombiano, Juan Manuel Santos, acusó al mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, de buscar impedir su eventual triunfo como presidente de Colombia pues eso le dificultaría extender su revolución bolivariana a la nación vecina.

Santos, ex ministro de Defensa del presidente Alvaro Uribe y quien aparece en las encuestas como uno de los dos favoritos para ganar la presidencia junto con el independiente Antanas Mockus, dijo que si es elegido mantendrá la seguridad en Colombia pero dará más énfasis a la economía y la inversión social para reducir el desempleo y la pobreza.

En una entrevista para el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina, el candidato por el Partido de la U admitió tener diferencias profundas con la revolución bolivariana que lidera Chávez en Venezuela, país con el que Colombia comparte una extensa frontera de 2.219 kilómetros.

Al ser consultado sobre críticas que ha lanzado Chávez, quien dijo que si Santos gana será difícil recomponer las congeladas relaciones bilaterales, sostuvo: "esas declaraciones lo que quieren es tratar de impedir que yo llegue a la presidencia de Colombia por muchos motivos".

"Siempre ha sido un objetivo de la revolución bolivariana lo que ellos llaman la oligarquía santanderista, que es el establecimiento colombiano, y ellos saben que ahí yo pondré una talanquera como la ha puesto el presidente Uribe y por eso preferirían a alguien que no fuera tan difícil de penetrar para que esa revolución hiciera su agosto en Colombia", dijo.

El mandatario venezolano calificó al candidato como "una amenaza" que podría provocar una guerra en la región y lo señaló como un aliado de Estados Unidos, con cuyo Gobierno Chávez tiene una abierta confrontación.

No es la primera vez que Chávez, un izquierdista que dice impulsar una revolución socialista a favor de los más pobres, interviene a favor o en contra de un candidato en unas elecciones presidenciales en un país de América Latina.

En el pasado generó polémicas por su apoyo o rechazo a candidatos de Perú y México, mientras que jugó un papel decisivo en el triunfo de políticos afines a su ideología como Rafael Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia.