El gobierno colombiano desechó este miércoles la opción de que vaya a liderar un proceso de despenalización de la droga.

Pese al anuncio del presidente Juan Manuel Santos de buscar que la Cumbre de las Américas toque ese álgido tema, el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, dijo que "Colombia no liderará, no impulsará una iniciativa individual en esta materia".

"Lo que tiene que ver con la legalización de las drogas, el presidente ha sido muy contundente con esa tesis, y el debate que tendrá lugar pues continúa siendo un debate académico hasta tanto la comunidad internacional no tome una decisión distinta", dijo el alto funcionario.

El temor del gobierno es que al liderar un proceso de despenalización, "se debilite la acción que la Fuerza Pública y lo que el Estado colombiano hace para desvertebrar los carteles de las drogas, para combatir todo el proceso de producción, comercialización y exportación de drogas".

"No se va a tomar ninguna acción que debilite el esfuerzo que hace la Fuerza Pública en esta materia", sentenció Vargas.

El mandatario explicó que la propuesta concreta que llevará a sus homólogos es que se sienten a discutir los posibles escenarios en la lucha contra el narcotráfico y las consecuencias de cada escenario.

La propuesta de Santos. Abrir la discusión sobre las distintas alternativas que se han planteado en la lucha contra las drogas, les propondrá el presidente Juan Manuel Santos a los Jefes de Estado que participarán en abril próximo en la Cumbre de las Américas que se realizará en Cartagena.

En entrevista para el programa El Gran Reportaje, con los periodistas Yamid Amat y María Isabel Rueda, el mandatario explicó que la propuesta concreta que llevará a sus homólogos es que se sienten a discutir los posibles escenarios en la lucha contra el narcotráfico y las consecuencias de cada escenario.

“Me explico: Si seguimos como vamos en 20 años dónde podemos estar; si nos volvemos mucho más estrictos, es decir, si metemos a la cárcel a todo consumidor de droga en el mundo qué podría pasar; si vamos al otro extremo, si legalizamos, qué podría pasar, cuánto cuesta, qué repercusiones o implicaciones tiene; si nos vamos al intermedio, que es despenalizar el consumo pero seguir persiguiendo a los narcotraficantes; descriminalizar, cómo se puede descriminalizar, quitarle las utilidades que todas estas bandas criminales están percibiendo”, señaló el presidente.

Agregó que todas las opciones deben ser analizadas tanto por expertos en la lucha contra el crimen organizado como por expertos en salud pública, para avanzar en la búsqueda de un consenso. “Cuando tengamos un resultado, un consenso sobre alguno de los escenarios, entonces podemos tomar las decisiones políticas. Creo que esa es la metodología que puede facilitar que todo el mundo entre a la discusión”, indicó el jefe de Estado.