Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tiene una popularidad de 64% al cumplirse un mes desde que asumió el poder, reveló este martes una encuesta en la que el mandatario salió bien calificado en el manejo de las relaciones internacionales.

El mandatario tenía una popularidad de 76% en julio, un mes antes de asumir la presidencia en reemplazo de Álvaro Uribe, y de 57% en febrero, al inicio de la campaña electoral.

De acuerdo con la encuesta de la firma Invamer Gallup, 52% de los colombianos percibe que Santos hará un mejor gobierno que su antecesor.

En su primer mes en el poder, el mayor logro de Santos lo consiguió en política exterior después de que se reunió con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un encuentro en el que restablecieron las relaciones diplomáticas y se comprometieron a reanudar el intercambio comercial.

Santos, un economista y administrador de 59 años, también impulsó acercamientos con Ecuador para normalizar las relaciones con ese país.

Aunque los colombianos destacaron las relaciones internacionales, expresaron preocupación por la seguridad después de los recientes ataques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que dejaron unos 40 muertos en menos de una semana entre rebeldes y efectivos de la fuerza pública.

El presidente de Invamer Gallup, Jorge Londoño, dijo que además de los recientes ataques de la guerrilla, la bomba que estalló en julio en Bogotá, frente a las instalaciones de una cadena radial, afectaron la percepción de seguridad de los colombianos.

El 29% de los encuestados estimó que el principal problema del país es la inseguridad.

La encuesta incluyó 1.200 entrevistas telefónicas en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga con una confiabilidad de un 95 por ciento y un margen de error de 5%.

Además de mantener la lucha contra la guerrilla izquierdista, los principales desafíos de Santos son combatir el desempleo que alcanzó 13,3% en julio a nivel urbano; la pobreza en la que vive casi la mitad de los 44 millones de colombianos; impulsar una reforma al caótico sistema de salud y lograr un crecimiento sostenido de la economía.