El magistrado del Distrito Sur de Florida, Edwin Torres, autorizó este jueves (31.08.2017) en Miami la extradición del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli, requerido en su país por los presuntos delitos de peculado y escuchas ilegales contra la oposición cuando era mandatario. De esta forma, el juez dio la razón a la Fiscalía, que en este caso representa al gobierno panameño.

Tras la consideración cuidadosa del expediente, las pruebas presentadas para las audiencias de extradición, junto con los argumentos orales, la moción del Gobierno es concedida", asegura el juez en su pronunciamiento. La corte determinó que Martinelli es "extraditable por los cuatro supuestos delitos conforme al tratado entre EE. UU. y Panamá relativo a la extradición de criminales, convenio contra la corrupción y el cibercrimen".

El portavoz del ex mandatario, Luis Eduardo Camacho, aseguró tras conocer la decisión de Torres que seguirán luchando y que ahora trabajarán en la apelación, que podría ser ante el Undécimo Tribunal de Apelaciones, con sede en Atlanta (Georgia).

El ex mandatario, quien estuvo al frente del Gobierno panameño entre 2009 y 2014, fue arrestado el 12 de junio en Miami en virtud de una orden de detención contra él emitida por Interpol a petición de la Justicia de Panamá. Pese a los requerimientos, Martinelli se había negado a comparecer ante los tribunales de su país. Desde su arresto ha estado encarcelado preventivamente.

Seguirá luchando. Tras la decisión del juez, quien rechazó fijar una fianza para la puesta en libertad del político, Martinelli quedará recluido en un centro de detención federal de Miami, u otra dependencia penal, "pendiente de la disposición final de este asunto por el Secretario de Estado o los agentes designados del Gobierno de Panamá". En el documento, el magistrado sostiene que, "dado que están obligados por la existencia de un tratado de extradición a asumir que el juicio será justo", eso entraña el "final de nuestra investigación".

El portavoz del ex mandatario, Luis Eduardo Camacho, aseguró tras conocer la decisión de Torres que seguirán luchando y que ahora trabajarán en la apelación, que podría ser ante el Undécimo Tribunal de Apelaciones, con sede en Atlanta (Georgia). Martinelli llegó en 2015 a Miami tras haber estado un tiempo en paradero desconocido. El exmandatario abandonó su país el día en el que la Justicia panameña abrió la primera causa penal contra él.