Santiago. El juez chileno Mario Carroza dijo este martes que estudia la posibilidad de ordenar la exhumación del poeta y premio Nobel Pablo Neruda, dentro de indagación judicial que busca precisar las causas de su muerte días después del golpe militar de 1973 encabezado por Augusto Pinochet.

"Siempre en el caso de Pablo Neruda está pendiente la posibilidad de exhumar los restos. En ese sentido, después de un informe que emitió la doctora de la Universidad de Chile, se le pidió al SML (Servicio Médico Legal) que complementara el informe anterior respecto de la posibilidad de la exhumación y los resultados que se pudieran obtener de ella, que es lo importante", dijo Carroza.

Para el magistrado "ya hay que resolver" en este caso.

El Departamento de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile emitió un informe en el que señaló la posibilidad de tomar muestras al cadáver del poeta para determinar las circunstancias de su muerte.

El autor de "Residencia en la Tierra" murió el 23 de septiembre de 1973 dos semanas después del golpe de Estado que derrocó al presidente socialista Salvador Allende.

Según la versión hasta ahora oficial, Neruda murió por complicaciones de un cáncer a la próstata que padecía.

En mayo de año pasado, en un reportaje aparecido en la revista mexicana "Proceso", el asistente y chofer del escritor, Manuel Araya, de 65 años, reafirmó un testimonio entregado a la prensa local en 2004, en el que sostenía su convicción que Neruda fue asesinado por agentes del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990).

Tras la asonada militar el premio Nobel 1971 fue internado en la Clínica Santa María de Santiago, supuestamente a raíz de complicaciones médicas derivadas de su tratamiento contra el cáncer.

De acuerdo con el relato de Araya el propio Neruda dijo a su esposa Matilde Urrutia y a él que era intervenido en forma irregular por médicos del centro asistencial, por lo que les pidió apresurar los preparativos para su salida de Chile al exilio en México.

Las dudas planteadas por el reportaje llevaron al Partido Comunista de Chile a entablar acciones judiciales en 2011 para determinar las verdaderas causas de su muerte.

El juez Carroza conduce la investigacion de unos 749 casos de violaciones a los derechos humanos cometidas por el régimen militar y que aún no han sido aclarados.