La Paz. Un juez boliviano ordenó la captura del gobernador del distrito oriental de Santa Cruz y principal figura opositora al Gobierno de Evo Morales, por no haberse presentado a declarar en un juicio por desacato, informaron el lunes medios locales.

El centroderechista Rubén Costas fue demandado por haberse burlado de un fiscal que lleva adelante la investigación de un supuesto movimiento terrorista-separatista gestado en su región.

"Se dictó la resolución correspondiente, que determina la rebeldía del gobernador, pues después del plazo que se le otorgó para que justificara su inasistencia, no presentó ningún justificativo", dijo el juez Orlando Rojas.

"Estamos esperando que el mandamiento de aprehensión sea ejecutado, lo que sucederá los primeros días de enero", agregó Rojas.

La orden también prohíbe que Costas salga del país.

Esta captura dejaría a la dispersa oposición conservadora sin su figura más destacada, después de que hace unos días Ernesto Suárez, el derechista gobernador del distrito ganadero de Beni y acérrimo opositor a Morales, fuera suspendido de su cargo por hechos de corrupción.

Suárez denunció el lunes que el Gobierno de Morales pretende "aplastar" a la oposición usando a la justicia y anticipó su posible captura luego de una audiencia de medidas cautelares el miércoles.

Actualmente siete de las nueves gobernaciones del país sudamericano están controladas por el partido oficialista.

"El Gobierno inserta un mecanismo que a simple acusación una autoridad legítima, electa democráticamente por el pueblo, es defenestrada. Esto tiene un trasfondo de poder para neutralizar a los opositores", dijo a Reuters el analista político Franklin Pareja.

Pareja adelantó que la destitución y captura de los gobernadores opositores generará una ola de protestas de las personas que los eligieron democráticamente.

En el 2010 Mario Cossio, ex gobernador opositor de Tarija, principal distrito gasífero de Bolivia, fue suspendido por una acusación de corrupción y huyó al Paraguay.