La Paz, Andina. Un juez boliviano ordenó este miércoles la detención del general Gary Prado Salmón, el militar que en 1967 capturó al guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara, ejecutado en el poblado de La Higuera, sudeste de Bolivia.

Prado Salmón es imputado de haber tenido contactos con el ciudadano boliviano-húngaro Eduardo Rózsa en el caso de terrorismo que investiga el juez Rolando Sarmiento.

Los organismos de inteligencia del gobierno del presidente Evo Morales lograron desarticular una organización liderada por Rózsa que estaba dedicada a acciones de terrorismo y secesión.

Rózsa y otros dos europeos fueron abatidos en un operativo policial en un hotel de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en abril de 2009.

El proceso judicial a 29 personas imputadas ingresó en la fase final porque el ministerio Público deberá presentar sus alegatos y las pruebas recogidas en la investigación que se inició a mediados de abril de 2009.

El militar no se presentó a la audiencia pública que comenzó el lunes en la ciudad de Cochabamba, centro de Bolivia, acción que provocó que el juez Sarmiento ordene su detención junto al general Lucio Añez. Además declaró en rebeldía a Juan Carlos Santiesteban y Eduardo Melgar.

El fiscal Marcelo Soza que investigó las actividades de Rózsa estableció que esa organización estaba financiada por los grupos cívicos, empresariales y políticos del departamento de Santa Cruz para afectar al gobierno de Evo Morales.