Washington. Un juez federal ordenó el lunes que un hombre acusado de tener lazos con algunos de los secuestradores en los ataques del 11 de septiembre del 2001 sea liberados de la prisión militar en Bahía de Guantánamo, Cuba.

Mohamedou Ould Slahi de Mauritania fue descrito en el reporte de la "Comisión 11/S", que investigó los ataques con aviones secuestrados contra el World Trade Center y el Pentágono, como un "importante operario de Al Qaeda" que ayudó a hacer los preparativos para que los miembros de la célula de Hamburgo viajaran a Afganistán para entrenarse.

El fallo donde el juez James Robertson de la corte de distrito de Columbia ordena la liberación de Slahi, de la controvertida prisión, para supuestos terroristas extranjeros fue clasificado.

Se espera que una versión desclasificada, con detalles de la decisión del juez, sea divulgada pronto. El portavoz del Departamento de Justicia, Dean Boyd, dijo que la agencia está "revisando la decisión".

El fallo se da a conocer en momentos en que el gobierno del presidente Barack Obama busca cerrar la prisión de Guantánamo. Obama sostiene que los milicianos anti-estadounidenses han usado la existencia de la cárcel como una herramienta para su causa.

Se prevé que algunos detenidos sean sometidos a juicio, mientras que otros serían puestos en libertad, aunque el gobierno ha tenido problemas a la hora de hallar lugares para enviarlos.

Funcionarios de gobierno han dicho que los detenidos que aún presentan una amenaza, pero consiguieron la liberación a través de las cortes, aún podrían ser retenidos bajo la Autorización de Uso de Fuerza Militar que el Congreso estadounidense aprobó en el 2001.

La administración también podría apelar el fallo.

En su petición de habeas corpus del 2008, buscando ser liberado de Guantánamo, los abogados de Slahi sostuvieron que su cliente fue sometido a técnicas de interrogación severa,s autorizadas por el entonces secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.