San Diego.-  Un juez de Estados Unidos dijo este viernes al Gobierno que se concentre en hallar a los padres inmigrantes que ha deportado para que pueda reunirlos con sus hijos, quienes permanecen en el país después de que fueron separados de sus familias en la frontera con México durante los últimos meses.

El Gobierno había declarado que cumplió el plazo fijado por la corte para reunir a las familias separadas en el marco de la política de "tolerancia cero" del presidente Donald Trump, que buscaba disuadir la inmigración ilegal.

El juez Dana Sabraw dijo en una audiencia en la corte en San Diego que el Gobierno merecía un reconocimiento por haber liberado de custodia a 1.820 niños y entregarlos a un padre o patrocinador.

Sin embargo, instó a los funcionarios a concentrarse en los 711 menores que continúan separados, luego de que el Gobierno consideró que sus padres no cumplían los requisitos para el reencuentro debido a que fueron deportados, las autoridades no pudieron hallarlos en Estados Unidos o no superaron una revisión de antecedentes.

"La atención debe estar en los padres deportados sin sus hijos y en los hasta 52 padres que fueron liberados en el interior (del país) sin sus hijos", dijo Sabraw en la audiencia del viernes.

El magistrado se mostró preocupado por los alegatos de que los 120 padres que, según el Gobierno, desistieron del proceso de reencuentro con sus hijos pudiesen haber malentendido lo que estaban firmado, o que se hubiesen sentido forzados a aceptar.

El Gobierno ha dicho que informó a todos los padres detenidos sobre sus derechos legales y les proporcionó la información de contacto de un abogado.

Los padres "en la práctica estaban siendo torturados" al saber que accidentalmente firmaron documentos en los que renunciaron al derecho de encontrarse con sus hijos, dijo Lee Gelernt, abogado de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), después de la audiencia.

La ACLU, que presentó la demanda que llevó a la orden de reunificación de Sabraw, pidió al juez que detenga las deportaciones de los padres que desistieron del proceso para el reencuentro y que dé a los adultos una semana luego de que reciban a sus hijos antes de enviarlos a sus países.

La ACLU ha dicho que los padres necesitan tiempo para evaluar sus opciones legales y las de sus hijos, a quienes los progenitores podrían decidir dejar en Estados Unidos para pedir asilo de forma independiente.

Pero funcionarios gubernamentales afirman que ya le dieron tiempo a los padres para sopesar sus alternativas y no se justifica aprobar la petición de la ACLU.