Lima. El juez peruano Richard Concepción Carhuancho, quien emitió la orden de incautación de bienes del ex presidente Ollanta Humala, aseguró este miércoles que la medida está justificada, porque esos bienes habrían sido adquiridos con dinero de procedencia ilícita.

El magistrado, titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, dijo que la orden de incautación ejecutada este lunes, que comprende cinco propiedades, vehículos y cuentas bancarias, fue justificada legalmente por las investigaciones realizadas por la fiscalía.

"Lo único que he hecho es atender un pedido del fiscal, he evaluado el caso y he emitido la decisión judicial correspondiente. Yo no me guío por cuestiones ajenas a lo técnico-jurídico", expresó.

El juez también hizo frente a los señalamientos de los abogados de Humala que cuestionaron esta medida.

El magistrado aseguró que teme por su vida, debido a que tiene en sus manos el mayor caso de corrupción que involucra a personajes poderosos de la política y la economía de Perú.

"Yo dicté la incautación y la decisión sigue firme. Se me ha pretendido caricaturizar", explicó el magistrado.

Concepción Carhuancho tiene a su cargo casos relacionados con el escándalo de corrupción del consorcio brasileño Odebrecht, entre los cuales figuran ex presidentes, ex ministros y antiguos funcionarios de niveles inferiores.  

El magistrado aseguró que teme por su vida, debido a que tiene en sus manos el mayor caso de corrupción que involucra a personajes poderosos de la política y la economía de Perú.

"Sí, por supuesto, son los riesgos de este oficio. Yo elegí ser juez y también sabía los riesgos de todo tipo a los que me sometía", expresó el juez en declaraciones a la prensa local.

El juez peruano afirmó que el trabajo que realiza al frente de su juzgado está apegado a las leyes y trata a todos los procesados sin distinciones de ninguna clase.

La orden de incautación de los bienes de Humala y de su esposa, Nadine Heredia, se fundamenta en investigaciones de la fiscalía que determinó que el ex presidente recibió US$3 millones de Odebrecht para la campaña presidencial del 2006 y del 2011 y que el dinero fue usado para adquirir bienes.