Buenos Aires. Un magistrado argentino ordenó este miércoles allanar una propiedad del vicepresidente Amado Boudou en el marco de una investigación por supuesto tráfico de influencias, informó una fuente judicial.

El fiscal federal Carlos Rívolo investiga si Boudou intervino para facilitar en el 2010 el levantamiento de la quiebra de la imprenta de seguridad Ciccone Calcográfica y luego favorecer a sus nuevos dueños para la obtención de un contrato de impresión de papel moneda.

Boudou, que se desempeñó durante dos años y medio como ministro de Economía hasta que asumió la vicepresidencia en diciembre, negó cualquier relación con la imprenta, actualmente llamada Compañía de Valores Sudamericana (CVS).

La investigación sobre el vicepresidente podría afectar la popularidad de la mandataria Cristina Fernández, que supera el 40%, según analistas.

El juez federal a cargo del caso, Daniel Rafecas, indicó recientemente a un medio local que hasta ahora no hay pruebas que vinculen al funcionario con el delito de tráfico de influencias.

El allanamiento, realizado por pedido de Rívolo y autorizado por Rafecas, se realizó en una vivienda que Boudou posee en el barrio de Puerto Madero, una zona lujosa del centro de Buenos Aires, dijo la fuente judicial.

"Se está haciendo (el procedimiento). Allanamos ahí", explicó una persona bajo condición de anonimato.

La investigación se inició a principios de año por una denuncia de la ex esposa de un alto ejecutivo de CVS, quien indicó que el directivo era un testaferro del vicepresidente argentino.

Boudou ha negado reiteradamente conocer al ejecutivo, llamado Alejandro Vandenbroele.

El vicepresidente, un economista de 48 años que ganó peso en el gobierno tras proponer en el 2008 estatizar los fondos privados de pensiones, conquistó el apoyo de muchos sectores juveniles del oficialismo gobernante gracias a un lenguaje coloquial y sus apariciones en festivales de rock tocando la guitarra.

Pese a que sectores del peronismo gobernante lo resistieron por su origen político ligado a ideas liberales, Fernández escogió personalmente a Boudou para que la acompañara en la fórmula con la que ganó su reelección en octubre.