La jueza en lo Contencioso, Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, Patricia López Vergara, suspendió los alcances de la resolución 1.657 del gobierno porteño que cierra diversos programas sanitarios, porque la medida "pone en riesgo la salud de los ciudadanos".

En forma paralela diversos profesionales de la salud realizan paros y retención de actividades por el cierre de los programas sanitarios y los despidos que ello genera.

La medida cautelar fue impulsada por el Defensor en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Ramiro Dos Santos, y la jueza "dio curso al pedido", confirmó a Télam la médica pediatra Laura Schagrodsky, delegada del SAME.

"Los 160 pediatras del SAME estamos realizando un paro activo, es decir, venimos a la sede del servicio, cumplimos horarios y atendemos, de alguna manera, las situaciones graves", confirmó la profesional.

La medida de fuerza se concreta porque "el gobierno de Macri decidió, con el decreto 1657 del 31 de octubre último, a solo 4 días de las elecciones, la reducción de nuestro salario en aproximadamente un 42%, junto con la reducción de un 50% de nuestros puestos de trabajo", agregó.

La medida cautelar fue impulsada por dirigentes gremiales de la salud y la jueza "dio curso al pedido", subraya la médica pediatra Laura Schagrodsky.

El decreto "afecta a 1.500 profesionales de la salud de la Ciudad, ya sea porque los despidieron o porque les redujeron el sueldo", aseveró la pediatra, una de las 6 delegadas de la especialidad en el SAME.

De acuerdo a un informe elaborado por los pediatras "desde el 1 de noviembre último cerraron cuatro programas, entre ellos Buenos Aires Presente (BAP) que atendía a niños en situación de calle y "que fue utilizado por Macri para realizar campaña política hasta el 27 de octubre".

También "desapareció el programa Gorip, que estaba conformado por pediatras que regulaban, las 24 horas, todas las internaciones pediátricas del sistema público de salud de la CABA desde el año 2007", señaló el relevamiento de los profesionales.

En el informe, recordaron que este sistema "fue ganador, en 2008, del premio Mérito a la Gestión de Calidad en Salud, otorgado por el Ministerio de Salud porteño".

Otro de los programas que cerró, donde se echó a los 35 profesionales el primer día de noviembre, es PADU Clínico, que existía desde el 2003, y que permitía que médicos clínicos asistieran en las casas a personas en situaciones de vulnerabilidad.

Schagrodsky aportó además que "desaparecieron las asistencias en trata de personas, violencia sexual y familiar en el Hospital Álvarez, donde despidieron a 98 profesionales entre psicólogos, psiquiatras y asistentes sociales".

La médica alertó además sobre "la grave situación que se vive en las guardias de los hospitales porteños, ya que la resolución de Macri las limita, y en época de vacaciones no se consiguen suplencias, por lo que hay colegas que están haciendo guardias de 48 horas, bajo amenazas de ser despedidos".

Esta situación afecta al Hospital de Día de Adicciones; los programas Juego Patológico, Tabaquismo, Violencia Familiar, Violencia de Género, Trata de Personas; al Hospital de Día para Niños Autistas y al Hospital de Día para Pacientes Graves Psiquiátricos, resumió el relevamiento de los profesionales.

Además, "se encuentran en igual situación" los consultorio externos infanta juvenil y de adultos del Hospital Álvarez; Psicoprofilaxis Quirúrgica, Abuso Sexual Infantil e internación de pacientes con padecimiento mental en el Hospital Borda, Moyano, Tobar García y Alvear".

El paro activo de los pediatras de los programas del SAME, continuará "hasta el jueves 9 de enero, día que realizaremos una asamblea a las 17, en Monasterio 480, y donde esperamos a los medios de comunicación y ciudadanos", señaló la médica.