Río de Janeiro. La Justicia brasileña absolvió hoy a la presidenta del exgobernante Partido de los Trabajadores (PT), la senadora Gleisi Hoffmann, y su marido, el exministro Paulo Bernardo, de las acusaciones de corrupción y lavado de dinero en uno de los procesos de la operación Lava Jato contra la gran red de corruptelas alrededor de la estatal petrolera Petrobras.

     Los jueces de la Segunda Sala del Supremo Tribunal Federal (STF) absolvieron a Hoffmann y Bernardo, así como al empresario Ernesto Kugler Rodrigues, acusado de haber recibido el dinero ilícito.

     La Fiscalía brasileña ha acusado a Hoffmann y Bernardo de haber recibido 1 millón de reales (US$270.000) desviados de Petrobras para la campaña electoral al Senado de 2010.

     Los jueces de la Corte Suprema consideraron que no hay pruebas suficientes de que el matrimonio recibió dinero a cambio de mantener a Paulo Roberto Costa, uno de los cerebros de la gran red de corruptelas, como director de Abastecimiento de Petrobras.

Pese a la absolución, Hoffmann y Bernardo tienen dos denuncias más en su contra y una investigación en marcha en la Corte Suprema.

     Pese a la absolución, Hoffmann y Bernardo tienen dos denuncias más en su contra y una investigación en marcha en la Corte Suprema derivadas de las investigaciones de la citada operación.

     Hoffmann y Bernardo son dos de las figuras más destacadas del PT, y muy próximos al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), actualmente preso en el marco del caso de Petrobras y precandidato del partido para las elecciones de octubre, en las que lidera todas las encuestas de voto. Sin embargo, su candidatura dependerá de que pueda salir de prisión.