Río de Janeiro. El juez responsable de las investigaciones del gigantesco caso de corrupción en la petrolera estatal brasileña Petrobras, Sergio Moro, aceptó hoy la denuncia contra el publicita Joao Santana, cerebro de la campaña electoral que llevó a la reelección a la presidenta Dilma Rousseff en 2014, y su mujer, Monica Moura, por su vinculación en el caso.

Con la decisión, el matrimonio de publicistas se convierte en reo del caso, acusado de haber recibido dinero ilegalmente en cuentas bancarias en el extranjero.

El juez también abrió una causa penal contra el expresidente de la constructora Odebrecht, Marcelo Odebrecht por supuesto lavado de dinero y corrupción.

La Fiscalía brasileña denunció a Santana y Moura al considerar que cobraron dinero ilegal por parte de Odebrecht y un tanto de esa cantidad fue depositado en cuentas secretas en el extranjero.

El pago lo habría ordenado el extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), Joao Vaccari Neto, condenado por su participación en la trama creada en la petrolera estatal.

Santana y Moura fueron detenidos el mes pasado al llegar de la República Dominicana, donde trabajaban en la campaña electoral del actual presidente, Danilo Medina, quien busca la reelección, y admitieron que recibieron dinero "irregular" en cuentas fuera de Brasil de la constructora Odebrecht.

Entre los pagos en el exterior fueron encontrados 4,5 millones de dólares pagados por Skornicki, representante en Brasil del astillero Keppel Fels y uno de los operadores de la red de corruptelas en Petrobras, y 3 millones a través de empresas 'offshores' (en paraísos fiscales) vinculadas a Odebrecht.

La gran red de corrupción en Petrobras la formaban las principales constructoras del país, políticos y altos cargos de la petrolera, que amañaban y se repartían los contratos, inflaban sus valores y repartían las diferencias con exdirectores de la compañía y políticos que amparaban esas maniobras.