Río de Janeiro. La justicia brasileña apartó este viernes al juez que fue sorprendido conduciendo los coches de lujo decomisados al ex magnate y ex hombre más rico de Brasil, Eike Batista, como titular del Tercer Juzgado Criminal de Río de Janeiro, informaron fuentes judiciales.

Según dictaminó el Organo Especial del Tribunal Regional Federal de Río de Janeiro, el juez Flávio Roberto de Souza, que fue apartado la semana pasada provisionalmente, fue retirado como titular del juzgado y recibirá cinco procesos disciplinarios por sus irregularidades en el caso.

La semana pasada, el magistrado fue fotografiado conduciendo un Porsche Cayenne de Batista que él mismo había dictaminado que le fuera decomisado al empresario como garantía para poder pagar las indemnizaciones de las deudas a sus acreedores, mientras que otro vehículo de lujo fue encontrado en su residencia.

El magistrado también se apropió de un piano que le fue confiscado al empresario y lo guardó en la casa de un vecino, en su mismo edificio.

También ordenó que le fueran decomisados a Batista yates y bienes de lujo. Los abogados de Eike Batista también habían presentando una denuncia por declaraciones en las que el juez supuestamente manifestaba parcialidad en el proceso y lo prejuzgaba.

El empresario, quien llegó a ser la octava mayor fortuna del mundo según la revista Forbes, está acusado de beneficiarse de información privilegiada y de difundir datos falsos en la bolsa de Sao Paulo sobre la viabilidad de la petrolera OGX, que él fundó en 2007 y quebró en 2013.

La quiebra de OGX causó pérdidas de US$580 millones a los accionistas minoritarios, lo que llevó a Batista ante la justicia.