Río de Janeiro. La Justicia brasileña vetó este viernes las donaciones anónimas a los candidatos a cualquier cargo público, hasta ahora permitido y que según la sentencia puede facilitar la corrupción.

La decisión, tomada por el Supremo Tribunal Federal (STF), máxima corte brasileña, entrará a valer inmediadamente y se aplicará ya en las elecciones municipales del año que viene.

La sentencia considera que las donaciones ocultas, permitidas por ley desde 1997, violan los principios de la transparencia y de la moralidad y dificulta el rastreo de las donaciones por parte de las autoridades electorales, según la decisión tomada por la corte.

Hace un par de meses, el mismo STF vetó la financiación de campañas electorales por parte de las empresas privadas, algo que según la corte, facilitó las corruptelas en la petrolera estatal Petrobras, consideradas como el mayor escándalo descubierto en el país

De ahora en adelante, los candidatos deberán hacer públicos todos los donadores a sus campañas, que deberán ser personas físicas, y el importe de cada una de sus aportaciones.