Quito. Una corte de Ecuador ratificó una orden de prisión contra el candidato oficialista a la presidencia de Colombia, Juan Manuel Santos, acusándolo de presunto asesinato durante una operación militar en la selva ecuatoriana.

La Fiscalía ecuatoriana impulsa un juicio en contra de Santos, quien se encuentra entre los favoritos para ganar la presidencia de Colombia en los comicios de este año, acusándolo de ser autor intelectual de una incursión militar en territorio ecuatoriano en la que murieron 24 personas.

"Los miembros de la sala deliberaron y resolvieron acoger dicha petición, por lo que la orden de prisión preventiva contra Santos está en firme", dijo la Fiscalía.

En febrero de este año, la Corte había decidido archivar el proceso legal contra el ex ministro de Defensa de Colombia durante tres años debido a que no existían indicios suficientes para la acusación.

No obstante, ante una apelación presentada por el abogado defensor de Santos, asignado por Quito, los jueces decidieron reactivar la orden de prisión preventiva en su contra.

El delito por el que se investiga a Santos es por el presunto asesinato de 24 personas durante la incursión del Ejército colombiano en la selva ecuatoriana para destruir un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En el ataque murió el líder guerrillero Raúl Reyes.

Bogotá emitió un comunicado en el que ratificó que no reconoce la jurisdicción extraterritorial de la justicia ecuatoriana para investigar y juzgar a funcionarios y ex funcionarios colombianos.

"El gobierno de Colombia reitera que defenderá con los instrumentos a su alcance a todos los funcionarios y ex funcionarios colombianos frente a circunstancias de esta naturaleza, y reitera que su defensa y protección es una responsabilidad de Estado", precisó el comunicado.

Revés. Por su parte Santos dijo que aunque lo afecta, no se trata de una situación personal sino de Estado. "Es un precedente inadmisible desde todo punto de vista y ya es hora que se discuta en escenarios internacionales", declaró el candidato presidencial.

La decisión de reactivar la orden de prisión se produce en momentos en que Quito y Bogotá buscan restablecer sus relaciones diplomáticas, rotas desde el ataque militar en marzo del 2008.

Ambas naciones esperan cumplir con una serie de requerimientos para poder designar a sus respectivos embajadores.

"Esta decisión de la Corte Provincial de Sucumbíos no contribuye al proceso de normalización de las relaciones diplomáticas que se viene adelantando entre los dos países", aseguró la Cancillería de Colombia.