Montevideo. La Justicia uruguaya condenó este miércoles a 30 años de prisión al ex presidente Juan María Bordaberry por varios delitos cometidos durante el Gobierno militar (1973-1985), entre ellos el homicidio de dos desaparecidos cuyos restos fueron hallados pocos años atrás.

Bordaberry, de 81 años, fue acusado de atentado contra la Constitución, nueve delitos de desaparición forzada y los dos homicidios especialmente agravados, ambos en calidad de coautor.

Bordaberry, quien llegó a la presidencia tras las elecciones de 1971 y disolvió el Congreso en junio de 1973, fue procesado por la justicia en 2006, pero permanece bajo arresto domiciliario por enfermedad.

A la pena de prisión, la jueza Mariana Mota añadió otros 15 años de medidas de seguridad eliminativas, según el fallo divulgado por la Suprema Corte de Justicia.

Una decena de ex militares y policías se encuentran en prisión acusados de homicidios y desapariciones durante la dictadura, pese a que en el país existe una ley que prohibe los juicios en su contra.

El gobierno del socialista Tabaré Vázquez, quien en el 2005 llevó a la izquierda por primera vez al poder, permitió los juicios alegando que los delitos fueron cometidos fuera de Uruguay por lo que no estaban cubiertos por la ley de caducidad.

Unos 200 uruguayos desaparecieron durante la dictadura, en su mayoría en Argentina, donde habían buscado refugio de la brutal represión contra los militantes izquierdistas.

Además, Vázquez permitió la búsqueda en terrenos militares y ordenó a las Fuerzas Armadas a entregar informes sobre lo sucedido con los prisioneros de la época.

En un terreno militar fueron hallados en diciembre del 2005 los restos de Fernando Miranda, secuestrado en noviembre de 1975, y dos meses después se encontraron en otro lugar los restos de Ubagésner Chávez Sosa, desaparecido en mayo de 1976, tras el informe de la Fuerza Aérea.

En octubre, la justicia había condenado a 25 años de prisión a otro ex dictador, Gregorio Alvarez, por 37 homicidios cometidos durante el gobierno militar.

Alvarez, de 83 años, también se encontraba detenido desde diciembre del 2007. Fue presidente del gobierno militar entre 1981 y 1985, cuando se restauró la democracia.