Quito. La justicia ecuatoriana llamó a juicio al ex ministro de Electricidad, Alecksey Mosquera, y a otros tres procesados por su presunta participación en el delito de lavado de activos dentro de la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

La decisión de llamar a juicio a los presuntos implicados fue adoptada este viernes por el juez Edgar Flores, de la Corte Nacional de Justicia, de acuerdo con información de la prensa local.

El ex ministro y su tío político, Marcelo Endara, también procesado en este caso, fueron acusados en calidad de autores, mientras que los otros dos imputados, Antonio M. y Santiago J., como coautores.

Los cuatro son procesados por el supuesto lavado de un millón de dólares que habrían recibido de Odebrecht, entre 2008 y 2016, para dar facilidades en la adjudicación del contrato para la construcción de un proyecto hidroeléctrico en Ecuador.

La decisión judicial se emitió después de que el pasado miércoles se celebró la audiencia preparatoria de juicio en la que el fiscal general del Estado, Carlos Baca, presentó 36 elementos de convicción.

Además, el juez Flores dispuso que sean llamados a testificar en este caso el ex presidente ecuatoriano, Rafael Correa (2007-2017), y el ex fiscal Galo Chiriboga.

En abril pasado, la justicia local ordenó la prisión preventiva y la retención de cuentas del ex ministro de Electricidad procesado.

Este es uno de los varios casos que la fiscalía ecuatoriana investiga desde diciembre de 2016, tras hacerse pública la trama de corrupción de Odebrecht que salpicó a 12 países de Africa y Latinoamérica, entre ellos Ecuador.

La constructora habría pagado US$788 millones en sobornos a funcionarios públicos e intermediarios privados de esos países para adjudicarse contratos en la construcción de obras, según reveló el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En Ecuador, mediante este esquema ilícito, la compañía habría realizado pagos superiores a US$33,5 millones entre 2007 y 2016, de los cuales se ha identificado hasta el momento la entrega de sobornos en cinco proyectos en sectores estratégicos, según la Fiscalía.

En diciembre de 2017, la justicia local condenó a seis años de prisión al ex vicepresidente del país, Jorge Glas, por el delito de asociación ilícita relacionado con la trama de sobornos de Odebrecht.

Glas, en prisión preventiva desde octubre del año pasado, fue cesado del cargo el pasado 2 de enero por "ausencia definitiva", por más de tres meses, en la Vicepresidencia.

El Parlamento ecuatoriano eligió el pasado 6 de enero a María Alejandra Vicuña como su reemplazo hasta el año 2021, cuando termina el período del actual gobierno.