Asunción. Un juez paraguayo inició el jueves el primer proceso judicial por sospechas de corrupción a un funcionario de alto rango del Gobierno, un político de izquierda cuyos asesores aseguran que es víctima de una persecución política.

El titular de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Camilo Soares, fue imputado por lesión de confianza y producción de documentos no auténticos, acusado de malversar unos US$900.000 en compras realizadas por la institución a su cargo desde finales del 2008.

El fiscal Arnaldo Guzzio, quien formuló la imputación contra Soares y otros dos funcionarios de la SEN, dijo que sobre el secretario pesa una sospecha de sobrefacturación en la compra de alimentos y en la excavación de pozos de agua en zonas rurales.

El abogado de Soares, quien lidera el pequeño partido P-MAS y es un importante referente del ala izquierdista de la coalición del gobierno del presidente Fernando Lugo, dijo que la acusación tiene transfondo político y es impulsada por sectores conservadores de la oposición.

"Es una cuestión política, yo pregunto a los diputados que hicieron la denuncia por qué no denunciaron a (José) Kanasawa (antecesor de Soares) que utilizó a los mismos proveedores", dijo Alvaro Arias a una radioemisora local.

Arias había presentado a finales de marzo una denuncia contra personas innominadas de la SEN tras una auditoría interna en la que se habrían detectado falsificaciones de datos en cheques emitidos por la entidad.

Polémico por su posición ideológica y duras críticas a los partidos políticos tradicionales, en especial al conservador Partido Colorado, Soares fue blanco de ácidos cuestionamientos en el Congreso, donde parlamentarios opositores le pidieron que deje el cargo.

El presidente Lugo, quien al iniciar su mandato prometió un combate férreo a la corrupción, dijo a periodistas que la continuidad de Soares en el cargo dependerá del proceso judicial.

Soares, quien se encuentra de reposo médico tras sufrir un grave accidente de tránsito el mes pasado, debe comparecer ante el juzgado la próxima semana.