Lima. La Corte Suprema de Justicia de Perú confirmó este miércoles la orden de detención preliminar del presidente regional de Ancash, César Álvarez, investigado por el homicidio del exconsejero regional Ezequiel Nolasco en marzo pasado, entre otros delitos, informaron fuentes judiciales.

El colegiado "F" de la Sala Penal Nacional de la Corte Suprema de Justicia confirmó la detención preliminar, el pasado 16 de mayo y por 15 días, de Álvarez, del gerente general de la región Ancash, Hernán Trujillo Molina, y del suboficial retirado de la Policía Wilmer Vargas, quienes son investigados por la presunta comisión de los delitos de asociación ilícita y homicidio calificado.

La sala rechazó, de esta manera, los recursos de apelación presentados por la defensa de los denunciados y argumentó que "existen indicios más que suficientes, pues nos encontramos frente a hechos delictivos cometidos por una supuesta organización criminal".

Álvarez y Trujillo son considerados parte de una organización criminal que "habría realizado diversos hechos delictivos, siendo los más resaltantes las muertes de José Luis Sánchez Milla, Ezequiel Dionicio Nolasco Campos y de la presunta desaparición de Carlos Enrique Landa La Rosa", todos adversarios políticos de la autoridad regional, indicó la sala.

Un total de 29 personas, entre las que se encuentran Álvarez, Trujillo y Vargas, son investigadas por el asesinato de Nolasco.

El colegiado subrayó que hay "elementos de convicción" detallados en la resolución impugnada, en la que se especifican las declaraciones de siete testigos con identidad reservada y un colaborador eficaz (implicado en el delito que ofrece información a cambio de beneficios), sobre la vinculación de Álvarez y Trujillo con la muerte de Nolasco.

El abogado de Álvarez, Alfredo Ortecho, declaró al Canal N de televisión que las declaraciones de "esos siete testigos y un colaborador eficaz no tienen una contundencia, (pues) no son coherentes" y además deben ser corroboradas con otros indicios.

Ortecho explicó que la autoridad regional "no pertenece a ninguna organización criminal" y "no tiene responsabilidad con la muerte del exconsejero regional Ezequiel Nolasco".

Álvarez tenía impedimento de salida del país desde abril pasado debido a una investigación abierta en su contra por la Procuraduría Anticorrupción por presuntos actos ilícitos y de corrupción.