Lima, Xinhua. La justicia peruana solicitará mayor información al ex presidente peruano Alan García sobre sus ingresos durante su segundo mandato (2006-2011), anunció este martes el fiscal de la Nación, José Peláez, con la finalidad de verificar si hay algún desbalance financiero.

El ingreso financiero del ex mandatario se encuentra en la mira de la justicia peruana después que adquirió una vivienda en la zona exclusiva de Miraflores, a un precio de US$830.000, monto cuyos ingresos supuestamente no fue justificado.

"Tenemos que pedir información también al Poder Ejecutivo para que nos remita toda la información relacionada con los cobros, los pagos que se le ha hecho al ex presidente", sostuvo.

Peláez explicó que la petición de esta información servirá para que las autoridades peruanas verifiquen los ingresos de García y para comprobar si existe un desbalance patrimonial.

Agregó que entre otras medidas pedirán datos a la Superintendencia de Registros Públicos, la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP (SBS) y la Superintendencia de Administración Tributaria (Sunat), entre otros organismos reguladores.

El fiscal de la Nación reiteró que con el cruce de información se verificará, previa pericia contable, si hay algún tipo de desbalance en las cuentas del ex mandatario peruano que en su primer mandato (1985-1990) también ha estado vinculado a casos de corrupción en la construcción del tren eléctrico.

La investigación contra el ex gobernante tomará alrededor de 30 días, pero según el fiscal de la Nación este plazo podría ampliarse 15 días más de acuerdo con las necesidades de la justicia peruana.

García asegura que su nueva residencia la adquirió con ingresos que obtuvo en los últimos 18 meses, producto de su trabajo académico en una universidad privada y las conferencias que dicta a nivel internacional.

También aseguró que tiene de por medio su sueldo de ex presidente, es director de la Escuela de Gobierno de la Universidad San Martín de Porres y cuenta con las regalías que genera la venta de sus libros.

Entre los patrimonios del ex mandatario peruano, que lidera al Partido Aprista Peruano (APRA), se encuentran varias residencias, una casa de playa y un apartamento en la ciudad de París, Francia.