Lima. El juez Richard Concepción Carhuancho dictó una orden de impedimento de salida del país contra Jaime Yoshiyama, Augusto Bedoya y el empresario Ricardo Briceño por sus presuntos vínculos en el delito de lavado de activos.

La orden de arraigo se aprobó en el marco de las investigaciones del Ministerio Público contra el partido Fuerza Popular por el presunto delito de lavado de activos.

En los principales argumentos empleados por la Fiscalía para solicitar el impedimento de salida del país, estuvo el hecho de que Yoshiyama y Bedoya sabían que el origen del millón de dólares que recibieron de Odebrecht no era lícito.

"A pesar de ello, aceptaron el dinero y lo fragmentaron en varias partes para ocultar al donante y el monto total", señaló el Ministerio Público.

Explicó la fiscalía que la modalidad para fragmentar el dinero fue la del “pitufeo”, es decir, dividir un monto mayor en cantidades pequeñas para burlar los controles de las entidades fiscalizadoras.

Aseguraron que el dinero fue introducido a la contabilidad de la campaña de Fuerza 2011 a través de donaciones simuladas realizadas por personas del entorno o allegadas a Yoshiyama, así como exfuncionarios del gobierno fujimorista.

Según la Fiscalía, el cóctel en el cual Fuerza 2011 declaró haber recaudado más de S/200.000 (US$61.113) se llevó a cabo en la residencia del empresario Ricardo Briceño. Los US$200.000 que recibió la Confiep, a través de Briceño, para una supuesta campaña a favor de la inversión pública, eran en realidad aportes para la campaña de Keiko Fujimori.

Para la Fiscalía, el objetivo de la empresa Odebrecht era aportar a la campaña de Keiko Fujimori para obtener ventajas una vez que ella ganara las elecciones y asumiera el poder.

Tras una larga jornada, el juez Concepción Carhuancho declaró fundado el pedido de la Fiscalía y dictó orden de impedimento de salida del país por 18 meses contra los tres persponajes.