Astana. El veterano líder de Kazajistán convocó el lunes elecciones anticipadas y descartó un plan para gobernar sin oposición durante otra década, tratando de evitar sucesos similares a los que se están registrando en otros países musulmanes con líderes autoritarios.

Kazajistán, un gran exportador de uranio y petróleo, había sugerido antes que podría celebrar un referendo para permitir al presidente Nursultan Nazarbayev, de 70 años, seguir gobernando hasta 2020. Estados Unidos había criticado con dureza esa propuesta.

Nazarbayev, al que los kazajos se refieren como "padre" en la vasta nación esteparia y que lleva en el poder desde 1989 -cuando se independizó de la Unión Soviética-, se dirigió a la nación en un mensaje emitido por la televisión estatal, en el que rechazó la idea del referendo.

"No puedo crear un precedente que marcaría unas pautas erróneas para las futuras generaciones de políticos", dijo. "Propongo celebrar elecciones presidenciales anticipadas, a pesar de que esto reducirá mi legislación actual en el cargo en casi dos años", añadió.

El presidente hizo estas declaraciones mientras una ola de ira popular barre países del norte de Africa y Oriente Medio. La última crisis, en Egipto, sigue a una revuelta que derrocó al presidente de Túnez este mes.

Como Egipto, Kazajistán es una de las grandes economías de su zona, dirigida por un líder fuerte. Hasta el momento no tiene un movimiento organizado de oposición ni el incentivo político para fomentar protestas callejeras como las de Egipto. Nunca ha celebrado unas elecciones que los observadores internacionales hayan considerado libres y justas.

La OSCE dio la bienvenida a la decisión de Nazarbayev, señalando que Kazajistán, que es uno de los 56 miembros del principal organismo europeo de seguridad y derechos, había prometido celebrar "elecciones democráticas a intervalos razonables" en una reciente cumbre en Astaná.

Muchos inversores extranjeros, que han destinado más de 150.000 millones de dólares en el país durante el Gobierno de Nazarbayev, han descrito la ausencia de un plan claro de sucesión como la mayor amenaza a la estabilidad política.

Los analistas señalan que Nazarbayev no querría arriesgarse a causar problemas con la comunidad internacional, mientras intenta diversificar una economía dependiente de los recursos y atraer otros 100.000 millones de dólares en inversiones extranjeras durante la próxima década.

En su mensaje, Nazarbayev, que formó parte del Politburó del Partido Comunista Soviético, no dijo cuándo se celebrarían las elecciones, que ganará casi con toda probabilidad.

Su asesor Yermujamet Yertysbayev dijo que podrían celebrarse a partir de mayo de 2011. El Parlamento se reunirá el 2 de febrero y se espera que fije una fecha.