Lima. Al cumplirse diez años de la renuncia de Alberto Fujimori a través de un fax enviado desde Japón, su hija, la congresista Keiko Fujimori, afirmó que estuvo en desacuerdo con esa decisión, pero que no lo va a juzgar públicamente.

Señaló que “no estuve de acuerdo con la renuncia desde el Japón. No voy a juzgar a mi padre. Soy su hija, las discrepancias que yo tenga con él pues se las digo a él personalmente. Va en contra de la ley natural que una hija juzgue a su padre”

Al recordar lo vivido en ese periodo, dijo a RPP  Noticias que “fueron momentos bastante difíciles para los peruanos y también para mí. A mí me avisa un primo que vive en el Japón dos días entes de la renuncia sobre la decisión que había tomado mi padre”.

Incluso señaló que en ese  momento le recomendaron cuidarse y que saliera del palacio de gobierno en la noche, pero “decidí salir en plena luz del día, dar la cara y responder a las preguntas de los medios de comunicación”, indicó.

Al comentar los resultados de la encuesta CIP que ubica a Alejandro Toledo en segundo lugar, por sobre su opción presidencial, dijo que “hay un empate técnico con el lanzamiento de la candidatura del señor Toledo. Creo que era natural que él subiera varios puntos cuando lanzara su candidatura porque él estuvo ausente varios años del Perú y, en segundo lugar, porque ha tenido una fuerte inversión de campaña mediática”.

Añadió que “lo que rescato, y me da mucha tranquilidad, es que habiendo entrado Toledo y la señora Mercedes Aráoz, en ambos casos mi candidatura no se ha visto afectada ni por medio punto. Para nosotros eso es algo importante”, agregó.