Lima. Acompañada de su esposo, Mark Vito Villanella, concurrió a votar la candidata por Fuerza 2011, Keiko Fujimori. Al igual que en la votación de Ollanta Humala, la tónica fue la rapidez, el gran despliegue policial, y la decisión de no conversar con los medios.

La postulantes ingreso a su mesa de votación número 225449, secundada por efectivos de seguridad. Y tras emitir su sufragio posó ante la masiva prensa que inmortalizaba a la joven presidenciable exhibiendo su voto, luego sus dedos entintados y finalmente haciendo la "V" de la victoria.

Una vez  realizado el trámite, la candidata partió rauda hasta su vehículo, aunque antes saludó a sus adherentes que rodeaban el lugar y gritaban sin cesar su nombre.

Cuando se pensaba que Keiko se retiraba rumbo a su hogar, detuvo su auto para de nuevo saludar a sus simpatizantes que prácticamente bloqueaban su paso.

Los actos a favor de la abanderada se realizaron en completa calma, a diferencia de la primera vuelta en que no podía avanzar por la presencia de excesiva de medios de comunicación, así como de seguidores.