Lima. La candidata presidencial Keiko Fujimori participó en el tradicional desayuno con la prensa horas antes de concurrir a emitir su voto en la segunda vuelta electoral en el Perú.

La postulante explicó que no pudo visitar a su padre el ex presidente Alberto Fujimori, detenido en el penal de la Diroes, pero aclaró que él "está tranquilo".

Consultada sobre la muerte de tres efectivos militares en una emboscada narcoterrorista en Cusco, afirmó que "este ataque es un atentado no solo contra los peruanos sino también contra la democracia, lo lamentamos, lo condenamos y ratificamos nuestro compromiso por trabajar por la paz”, señaló, en compañía de su esposa, hija, madre y hermanos Kenji y Sachi.

Precisó -indica el diario El Comercio- que ayer tuvo varias reuniones con observadores internacionales y gremios de uniones importantes, tras lo cual, a la hora de almuerzo, “mi mamá me invitó a relajarme un rato.

Cocinó pavo, conchitas a la parmesana, arroz, camote (…) nos hemos relajado mucho, aproveché mientras ella estaba con mis hijas en tomar una siesta de hora y media. En la noche fui a misa agradecer a Dios y pedirle la bendición para todas las familias del Perú, que nos ilumine a los peruanos y sepa guiar los pasos de nuestro país”.