Lima, Andina. La candidata presidencial de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, planteó este sábado la entrega del llamado bono de protección alimentaria de 125 soles a las familias de escasos recursos, como parte de su estrategia de lucha contra la pobreza de llegar a la presidencia del Perú.

Según explicó, ese bono sería de carácter mensual y se entregaría de manera focalizada en las regiones donde se concentra la pobreza extrema, especialmente en las áreas rurales que carecen de los servicios básicos como agua, alcantarillado y energía eléctrica.

Agregó que ese bono podrá ser financiado con los recursos obtenidos con la continuidad del crecimiento económico, de tal forma que los índices macroeconómicos permitan superar el estado de postergación de algunos sectores del país.

“Solo el crecimiento nos permitirá redistribuir (…) La política del chorreo fue un fracaso porque el Estado debe invertir con criterio social, invertir donde hay más pobreza, como Huancavelica, por ejemplo”, mencionó.

Junto al bono de protección alimentaria, indicó que también se desarrollará el programa del combo escolar, que consistirá en la entrega diaria de un desayuno y un almuerzo escolar para cada estudiante de la escuela pública.

En declaraciones a RPP Noticias, la postulante presidencial sostuvo que las proyecciones de su eventual gobierno son producto de la experiencia adquirida como primera dama de la nación, responsabilidad que asumió a los 19 años para dedicarse al sector infantil.

“Y mi deseo de ser presidenta nace por conocer las necesidades de la gente que me di cuenta durante mis viajes al país”, comentó.

Entre otras propuestas, mencionó que en el tema de seguridad ciudadana aplicará el programa Calle Segura que implica una reforma de la Policía Nacional, la elaboración de un mapa del delito, el establecimiento de un observatorio, el aumento de penas para delitos menores, y mayor coordinación con gobiernos regionales.

Sobre el aspecto laboral, mencionó el lanzamiento del programa Mi Primera Chamba para la gente que ingresa a la población económicamente activa, y otra serie de medidas para alejar a los jóvenes de la delincuencia, como el fomento del deporte y las artes.

Consultada por los conflictos sociales que derivan en protestas violentas, Keiko Fujimori consideró necesario poner mayor énfasis en la prevención con el establecimiento de mesas de diálogo en todo el país para recoger “el sentir de la población”.

Por otro lado, aseguró el incremento de sueldos para el personal técnico de los diversos estamentos públicos para garantizar el mejor insumo humano en el gobierno central, gobiernos regionales y concejos municipales.

Y de ganar la segunda vuelta electoral el 5 de junio próximo, aseveró que tenderá puentes de diálogo con todas las agrupaciones políticas para elaborar una agenda común de los primeros 150 días de gobierno.

Finalmente, refirió que será “tajante” con la corrupción y “frontal” con la gente cercana al ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, sentenciado por delitos de corrupción, y afirmó que respetará el resultado obtenido en el balotaje electoral.