Viena. Un acuerdo nuclear con Irán sería posible esta semana si Irán toma las "decisiones difíciles" necesarias, pero si no, Estados Unidos está listo para abandonar las negociaciones, dijo el domingo el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

En declaraciones tras su tercera reunión del día con el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, Kerry dijo que lograron un "genuino avance" en las negociaciones en los últimos días, pero que aún quedan "varios de los temas más difíciles".

"Si las decisiones difíciles se toman en el próximo par de días, con rapidez, podríamos tener un acuerdo esta semana, pero si no se toman, no lo lograremos", dijo a las afueras del hotel donde se llevan a cabo las conversaciones entre Irán, Estados Unidos y otras cinco potencias mundiales.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia comenzaron a llegar el domingo por la noche, en momentos en que las grandes potencias hacen un esfuerzo por cumplir con el plazo del martes para alcanzar un acuerdo final que ponga fin a una disputa de 12 años.

Kerry dijo que los negociadores todavía apuntan a ese plazo, aunque otros diplomáticos han afirmado que las negociaciones podrían extenderse al 9 de julio, fecha en la que el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debe presentar un acuerdo ante el congreso para lograr una revisión expedita de 30 días.

El acuerdo en discusión exigiría que Irán reduzca sus actividades nucleares más delicadas por una década o más a cambio de un alivio a las sanciones que han recortado sus exportaciones petroleras y provocado estragos en su economía.

El Gobierno de Obama, que ha sido acusado por miembros republicanos del Congreso y por Israel de hacer demasiadas concesiones, está listo para abandonar las negociaciones, dijo Kerry.

"Si no tenemos un acuerdo y hay una absoluta intransigencia y rechazo para avanzar en las cosas que son importantes para nosotros, el presidente Obama siempre ha dicho que estamos preparados para retirarnos", explicó.

Funcionarios europeos dijeron además que la responsabilidad para alcanzar un acuerdo recae en Irán.

Luego de llegar a Viena, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Laurent Fabius, dijo a la prensa que la principal interrogante era si Irán adoptará "compromisos claros" sobre temas no resueltos.