Lima. El presidente de Perú, Pedro Kuczynski, calificó este domingo las acusaciones contra el ex presidente Alejandro Toledo (2001-2006) de "vergüenza" y una "traición al pueblo peruano", y pidió que retorne al país para responder ante la justicia por sobornos de la constructora Odebrecht.

"Muy dolido por estas noticias del ex presidente Toledo, es una traición al pueblo peruano y es una traición a sus colegas que se esforzaron tanto; realmente yo creo que es muy lamentable esto, él debe ponerse a derecho y regresar al Perú y contestar lo que le va a preguntar la Fiscalía", expresó Kuczynski en entrevista telefónica con W Radio de Colombia, señaló un comunicado del Palacio de Gobierno.

El Ministerio Público y la Policía Nacional allanaron la víspera la vivienda de Toledo en el distrito limeño de Surco.

Toledo se encuentra actualmente en Francia y se le acusa de haber recibido un soborno de 11 millones de dólares, de un total de 20 millones, que habría pagado la filial de la empresa constructora brasileña Odebrecht, Odebrecht Latinvest, para adjudicarse la ejecución de dos tramos de la vía Interoceánica entre 2005 y 2006.

Kuczynski, que integró el entonces gobierno de Toledo como ministro de Economía y Finanzas y primer ministro, señaló que no tuvo conocimiento sobre tales negociaciones.

"Si hubiéramos percibido cualquier cosa no hubiéramos estado en el gobierno; éstas fueron cosas que, aparentemente, según el diario de hoy, se negociaron fuera del Perú en Río de Janeiro; ciertamente yo no estuve ahí, si hubiéramos sabido de esas reuniones hubiera renunciado de inmediato", aseveró.

Kuczynski aludía a informes periodísticos que refieren que Toledo durante su asistencia a la 18 Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Mecanismo Permanente de Consulta y Concertación Política del Grupo de Río, la primera semana de noviembre de 2004, negoció en un hotel de Río de Janeiro el pago de soborno con directivos de Odebretch.

Asimismo, el jefe de Estado aclaró que el caso de la Transportada de Gas del Sur (TGS), a cargo de un consorcio liderado por Odebrecht, quedó suspendido la semana pasada porque no acreditaron los recursos financieros necesarios, dentro del plazo, y el proyecto volverá a licitarse con una restructuración para reducir el costo.

Odebrecht cuenta con varias importantes obras de infraestructura en Perú, entre ellas la Línea 1 del Metro de Lima, donde también se han detectado pagos indebidos (sobornos), y cuatro personas, entre ellos tres funcionarios públicos y la pareja sentimental de uno de ellos, están con detención preventiva.

Según acuerdo firmado con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Odebrecht ha reconocido que pagó sobornos por 29 millones de dólares en Perú en el período comprendido entre 2004 y 2014, durante los gobiernos de Toledo, Alan García y Ollanta Humala.