Si bien la cumbre del G20, que se celebrará en la ciudad de Brisbane este fin de semana, se centrará en la meta de crecimiento económico y el empleo, sus líderes no podrán eludir hablar sobre la crisis del ébola y el cambio climático, admitió este jueves el tesorero federal de Australia, Joe Hockey.

"Estoy seguro que estos asuntos serán discutidos", dijo Hockey a periodistas en el centro de prensa del G20, aunque insistió que si bien "son parte de la agenda, no son la agenda. La agenda total es centrarse en el crecimiento económico y el empleo".

Desde el inicio de la cumbre diversos sectores de la sociedad instaron a Australia, que preside este año el G20, que incluya el impacto del cambio climático en la economía en la agenda del G20, aunque el gobierno australiano sostenía que se trata de una reunión económica.

Al ser preguntado por el acuerdo entre China y Estados Unidos para reducir sus niveles de emisión de gases contaminantes en 2030 y 2025, respectivamente, Hockey expresó que es una "buena señal para el mundo".

"El cambio climático -dijo- es de gran importancia y por supuesto es un riesgo y una oportunidad que debe ser abordado en la discusión de la economía global y hay muchos asuntos que esperemos que impulsen el crecimiento económico, que vendrá de las reformas estructurales que se fijen en esta cumbre".