Beirut. La Cruz Roja dijo que llevaría ayuda este viernes al destrozado ex enclave opositor sirio de Baba Amro, después de que las fuerzas gubernamentales expulsaran a los rebeldes en una victoria para el presidente Bashar al-Assad en su campaña para aplastar la revuelta, que comenzó hace un año.

Un responsable sirio en el ministerio de Asuntos Exteriores y Expatriados declaró que el Ejército sirio "limpió Baba Amro de grupos armados de terroristas respaldados por extranjeros".

El distrito residencial se convirtió en un símbolo de la resistencia contra Assad después de que las tropas del Gobierno lo rodearan con tanques y artillería y lo asediaran durante semanas, matando e hiriendo a civiles que buscaban refugio entre sus derruidos edificios.

Mientras los rebeldes se retiraban el jueves de Baba Amro, el opositor Consejo Nacional Sirio (SNC, por su sigla en inglés) advirtió de una "masacre" en el distrito.

Algunos activistas dijeron que el Ejército sirio comenzó a perseguir y matar a insurgentes que se habían quedado para cubrir la "retirada táctica", aunque esa información no pudo ser verificada.

Una figura progubernamental dijo que la tropas habían "desbaratado" a la insurrección y la retirada rebelde era un preludio de la victoria inminente sobre lo que calificó insurgencia respaldada por Occidente.

En Beirut, el Comité internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo que las autoridades sirias habían accedido que la Media Luna Roja siria pudiera entrar en Baba Amro para evacuar víctimas y llevar comida y medicinas a civiles atrapados en el combate y el asedio.

"Hemos recibido indicaciones positivas de las autoridades sirias para entrar. Estamos preparados para entrar en Baba Amro para evacuar primero a los enfermos y heridos y llevar alimentos y suministros médicos", dijo a Reuters Samar al-Kadi, portavoz del CICR en Beirut.

El rebelde Ejército de Siria Libre dijo el jueves que abandonaba el distrito -donde viven unas 100.000 personas -, en lo que denominó una "retirada táctica". Sólo unas miles de personas permanecen en Baba Amro.

Las condiciones en el distrito son extremas. Las imágenes de televisión mostraron una intensa nevada y agua congelada. Los residentes carecen de electricidad, hay escasez de comida y suministros médicos.