El ex presidente salvadoreño Armando Calderón este martes afirmó que la democracia ha quedado "estancada y anquilosada" en América Latina por "viejos vicios" como el caudillismo y el populismo y la aparición de otros nuevos, entre ellos, el crimen organizado o el narcotráfico.

Calderón hizo estas consideraciones en Zaragoza, ciudad del norte de España, durante la presentación del primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud, un colectivo que en su opinión tiene un "enorme reto" en el "fortalecimiento" de la democracia.

"Se han dejado atrás los gobiernos militares, hemos dado un paso adelante hacia la democracia, pero la democracia es evolutiva y ha quedado estancada y anquilosada por viejos vicios del pasado, como los caudillismos", afirmó el que fuera presidente de El Salvador entre 1994 y 1999.

Por ello, dijo que América Latina tiene la "necesidad" de que los jóvenes retomen la participación política y puedan abrir espacios y encontrar una nueva generación de reformas a los sistemas electorales y políticos de sus países.

"No podemos quedarnos como estamos", afirmó Calderón, quien destacó que en Latinoamérica han surgido "caudillos" invocando un discurso antipolítico porque "la política se había prestado a la corrupción, al caudillaje y también al autoritarismo".

Hay que "fortalecer" la democracia y el "reto" ahora lo tiene la juventud, insistió el ex presidente salvadoreño, al tiempo que rechazó "totalmente" a "esos caudillos, esos populismos, esas transformaciones desde el poder de las constituciones que se están viviendo".

Se refirió a los "vicios muy claros" que tienen los distintos gobiernos latinoamericanos y dijo que la juventud "está obligada" a tomar conciencia y a exigir transparencia para que las sociedades condenen la corrupción.

Ya que "los niveles de pobreza en Latinoamérica no podrán superarse si no paramos estos vicios ancestrales que tenemos", subrayó, además de otros nuevos, como el crimen organizado o el narcotráfico, que suponen "amenazas reales" a la democracia.

En su opinión, son los jóvenes, con principios, convicciones, ideales, los que pueden consolidar la democracia, de la que se "aprovechan los malos hijos".

Y en este sentido, destacó el foro que tendrá lugar en Zaragoza, desde este miércoles y hasta el viernes 19 de septiembre, y que reunirá a casi medio centenar de cargos públicos menores de 35 años de 18 países iberoamericanos.