México D.F. Después de la masacre de Tamaulipas, donde más de 70 migrantes indocumentados que iban rumbo a Estados Unidos fueron asesinados por un cártel de droga, quedó en evidencia la vulnerabilidad que este grupo de personas enfrenta en su paso por México.

Según datos entregados por el director adjunto de Amnistía Internacional, Alberto Herrera Aragón, se calcula que anualmente son secuestrados 20.000 migrantes.

Además, las mujeres enfrentan más amenazas, pues 6 de cada 10 mujeres que llegan a los albergues son violadas sexualmente, señaló Aztecas Noticias.

Herrera señaló que los ataques a los migrantes no sólo provienen de las organizaciones criminales, sino también por parte de autoridades municipales y estatales.

Denunció que en los casos “no existe un seguimiento de las denuncias de ataques, robos, asaltos, violaciones, secuestros y asesinatos, es más, cuando alguna dependencia inicia alguna investigación éstas se estancan porque los agraviados tuvieron que regresar a su país o siguieron su camino hacia el norte al no haber garantías de estancia para ellos”.

Añadió que se han incrementado las quejas de detenciones arbitrarias y secuestros en los que participan integrantes de corporaciones policíacas.