Ajdabiya, Libia. La guerra civil de siete semanas de Libia está llegando a un punto muerto, dijo este jueves un general estadounidense de alto rango, después de que los rebeldes que tratan de derrocar a Muamar el Gadafi dijeran que un ataque aéreo de la OTAN había causado la muerte de cinco combatientes.

Los rebeldes heridos que fueron trasladados a un hospital en Ajdabiya, una zona dominada por insurgentes en el este del país, dijeron que fueron impactados por un ataque de la OTAN contra sus camiones y tanques fuera del disputado puerto de Brega.

La OTAN informó de que estaba investigando un ataque de sus aviones contra una columna de tanques en la costa del Mediterráneo el jueves, diciendo que la situación "no era clara y fluida".

El general Carter Ham, jefe del mando de Africa de Estados Unidos (Africom), dijo a una audiencia del Senado que no se debería dar armas a rebeldes sin tener una mejor idea de quiénes eran.

Consultado sobre si se estaba llegando a un estancamiento, respondió: "Estaría de acuerdo con eso en el presente, en el territorio".

El combate en Brega, el único frente activo, se ha extendido durante una semana y ha entrado en un patrón diario de avances y retrocesos en los que ningún bando logra ganancias importantes.

Los trabajadores médicos tenían sus uniformes empapados de sangre en Ajdabiya después de que rebeldes heridos fueron llevados desde Brega.

"Fue un ataque aéreo de la OTAN contra nosotros. Estábamos cerca de sus vehículos cerca de Brega", indicó el rebelde Younes Jumaa desde su camilla en un hospital.

El enfermero Mohamed Ali dijo que al menos cinco personas murieron. Algunos rebeldes lloraban arrodillados en el corredor.

"(Los de) la OTAN son unos mentirosos. Se están aliando con Gadafi", sostuvo Salem Mislat, uno de los rebeldes.

Es la segunda vez en menos de una semana que los rebeldes culpan a la OTAN de bombardear a sus camaradas por error. Al menos 13 personas murieron en un ataque aéreo no muy lejos del mismo lugar el sábado.

Un médico que estaba en el frente entre grupos de trabajadores de ambulancias rebeldes dijo que fueron objeto de ataques con cohetes de fuerzas leales al Gobierno inmediatamente después de la incursión aérea. Un trabajador hospitalario murió.

Portavoces insurgentes dijeron a Reuters que las tropas de Gadafi dieron muerte a cinco personas e hirieron a otras 25 el miércoles en un bombardeo a la aislada ciudad occidental de Misrata.

La descarga obligó al cierre temporal del puerto de Misrata, una vía vital de provisiones a civiles sitiados, dijeron las fuentes.

Misrata, la tercera ciudad de Libia, se rebeló junto a otros pueblos contra Gadafi a mediados de febrero, y ha estado sitiada durante semanas, después de que medidas violentas pusieran fin a la mayoría de las protestas en el oeste del país.

Se desploma la producción de crudo. El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó su preocupación por el empeoramiento del estado de los civiles en Misrata y Zintan, en el oeste, y Brega, en el este.

Dijo que la situación en Misrata era particularmente grave y pidió poner fin inmediatamente a todos los ataques en contra de los civiles.

La guerra civil recortó la producción de crudo en un 80%, dijo el jueves un importante miembro del Gobierno, mientras que rebeldes y tropas de Gadafi se acusaron mutuamente de los ataques a los pozos petroleros, vitales para ambas partes.

Los rebeldes dicen que los ataques del Gobierno a tres instalaciones en el este interrumpieron la producción de crudo, que necesitan para financiar el levantamiento de ocho semanas en contra de Gadafi.

Pero el viceministro de Relaciones Exteriores libio, Khaled Haim, dijo que la fuerza aérea británica dañó un oleoducto en un ataque al yacimiento petrolífero de Sarir donde murieron tres guardias.

La OTAN negó haber realizado una ofensiva aérea en Sarir y dijo que las fuerzas leales a Gadafi eran las responsables del ataque que luego provocó un incendio en el yacimiento.

La alianza añadió que el líder libio está tratando de interrumpir los suministros de petróleo al puerto de Tobruk, en manos de los rebeldes.

Después de que se informara de avances de las fuerzas de Gadafi desde Brega hacia Ajdabiya durante el día, ambas partes parecieron retirarse hacia sus líneas seguras por la noche, siguiendo un patrón familiar.