El botones detuvo al huésped que se disponía a salir del hotel JW Marriot, ubicado en el área metropolitana de Caracas. De su bolsillo sacó un pequeño folleto con siete recomendaciones de seguridad. Cinco están relacionadas a las precauciones que se deben tomar en cuenta en la calle: no usar celular, evitar llevar objetos que llamen la atención, solo cargar el dinero necesario…

Chacao, el municipio en el que se encuentra el establecimiento, está en una de las áreas pudientes de la capital venezolana, en la que operan bancos y oficinas empresariales. Pero hay que tener cuidado, advirtió el botones, al reconocer que también la zona tiene sus riesgos a ciertas horas.

El nivel de inseguridad y violencia que afronta Venezuela no es reciente, pero es uno de los temas que vuelven a estar en el debate a poco menos de un mes para las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre, en las que el presidente Hugo Chávez, de 58 años, y el candidato opositor, Henrique Capriles, de 40, compiten con más opciones.

Tibisay Aguilar, una comerciante de 49 años que laboró en el sector público, afirmó que Chávez ha tenido buenas ideas, pero que “hay cosas que se le han escapado de las manos”, como la seguridad. Eso lo palpó personalmente, hace 8 meses, cuando fue asaltada al entrar a un local de comida. “Salí a buscar policías, pero no encontré”, dijo con cierta frustración.

Esa percepción la comparte Emanuel Henríquez, un taxista que en comicios anteriores apoyó a Chávez. “La delincuencia es uno de los principales problemas que tenemos en todo el país, y lo triste es que parece que nos estuviésemos acostumbrando”, indicó.

Alexander Cambero, analista y columnista de diarios venezolanos, cree que el gobierno de Chávez ha sido incapaz de encontrar una solución efectiva a la inseguridad. “En Venezuela han muerto en manos del hampa 200.000 personas en los catorce años del gobierno de Chávez”, aseveró.

Una encuesta nacional de Victimización y Percepción de Inseguridad Ciudadana, realizada por la Universidad Los Andes y el Instituto Nacional de Estadística, revela un índice de 74 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Otros datos, divulgados esta semana por la prensa caraqueña, refieren que Venezuela es el cuarto país del mundo donde el homicidio es un problema social. Alexander Cambero, analista y columnista de diarios venezolanos, cree que el gobierno de Chávez ha sido incapaz de encontrar una solución efectiva a la inseguridad. “En Venezuela han muerto en manos del hampa 200.000 personas en los catorce años del gobierno de Chávez”, aseveró.

El politólogo y asesor en planificación Farith Fraija consideró que si bien la principal ventaja de Chávez es su conexión con los sectores populares y su liderazgo, sus desventajas han sido algunas políticas públicas desacertadas, entre ellas, en materia de seguridad.

Esta semana, al presentar su plan para los primeros 100 días, en caso de llegar al palacio de Miraflores, Capriles habló de empujar un programa de desarme en corto plazo. “El que tenga un arma ilegal, o la entrega, o vamos por ella, aquí no puede haber medias tintas”, indicó.

Se estima que en Venezuela circulan seis millones de armas ilegales y eso se asocia como un componente que abona la inseguridad ciudadana.

Capriles se ha comprometido a la erradicación de la violencia como un trabajo principal si es electo mandatario y ha criticado a Hugo Chávez por actuar como si este problema no existiese.

Además, el candidato adujo que su plan de seguridad, presentado el pasado lunes, incluye la depuración de los cuerpos policiales y aplicación de “todo el peso del Estado” para policías que avalen la corrupción y la violencia.

El gobierno chavista, que busca seis años más en el poder, lanzó en junio pasado una nueva misión para intentar reducir los índices de criminalidad que afronta, con un esquema que contempla la creación de tribunales municipales.

Pero Chávez ha acusado a la oposición de politizar este tema y ha referido que es un asunto que su revolución no ha dejado de atender desde 1999. Para él, es más grande la percepción de inseguridad que la realidad del problema.

Seguidores del régimen no esconden que la inseguridad sea un asunto por resolver, pero advirtieron que no solo debe ser atribuible al gobierno.

Argeni Ruiz, quien ha votado por Chávez desde que llegó al poder hace catorce años, afirmó que como el problema delincuencial se tiene que responsabilizar a alguien, los oponentes tratan de echar la culpa a Chávez de la inseguridad. “La inseguridad existe en todo el mundo. ¿Qué país no tiene inseguridad”, cuestionó Ruiz.