Abrazado a una bandera del Frente Amplio, el ex presidente Tabaré Vázquez regresó este jueves sin vueltas a la actividad político partidaria y los militantes de izquierda -al conmemorar este jueves el 39 aniversario de su primer acto de masas- lo celebraron como nunca, aunque con un marco de público bastante menor al esperado por los organizadores.

De pie, seguidores y dirigentes contemplaron emocionados cómo su líder transmitió el compromiso de no abandonar la actividad proselitista. Por si alguno lo dudaba, Vázquez dio una firme señal de continuidad en su militancia: “vamos a ayudar al Pepe y a Danilo con toda la fuerza, tenemos que estar más unidos que nunca”, dijo.

Como en un desahogo, el primer presidente de la coalición de izquierda se sacó las ganas de decir “viva el Frente Amplio” y “hasta la victoria siempre” en su discurso, al no tener sobre sus hombros la mochila de las inhibiciones de la Presidencia. Vázquez confesó que “añoraba” estar en los actos de su partido durante su pasaje por el Ejecutivo. Sus “compañeros”, a la vez, extasiados lo homenajearon hasta el cansancio.

Eso se vio reflejado en las palabras de todos los oradores del acto de este jueves. Ana Olivera (candidata a intendenta de Montevideo), por ejemplo, le agradeció a su “querido compañero Tabaré” la “oportunidad” de cumplir su “sueño del pibe”, en alusión a su pasaje por la subsecretaría del Ministerio de Desarrollo Social.

Marcos Carámbula (candidato a intendente de Canalones), por su parte, dijo que el gobierno de Vázquez hizo “realidad” las frases del prócer José Artigas alusivas, a la igualdad y la educación, por medio de sus obras.

Artigas Barrios (candidato a la intendente de Rocha), a su turno, dijo que Vázquez le “seguirá enseñando” al Frente Amplio como “le enseñó” toda la vida.

Así, con esa admiración cuasi celestial, la dirigencia del FA recibió de manos abiertas a su líder, que terminó de guiñarle un ojo a su vuelta en 2014.

El presidente de la coalición, Jorge Brovetto -quien fue el encargado de invitarlo al estrado-, dijo que Vázquez se transformó en un “referente institucional y político” de todos los uruguayos. Al saludarlo y regalarle una bandera del Frente Amplio, dijo que la invitación al acto era un “reconocimiento” pero “nunca una despedida”.

“Mañana cuando repiquen los ecos de este acto, y cuando empiece a amanecer y aclarar el horizonte, y se empiece a divisar el negro perfil del monte, repicará por todos los rincones del Uruguay: viva el Frente Amplio!, viva el Uruguay!”, culminó Vázquez, eufórico.