Buenos Aires, EFE. El principal partido de la oposición argentina, la Unión Cívica Radical (UCR), confirmó este jueves que recurrirá ante la Justicia por "inconstitucional" la reforma del Poder Judicial impulsada por el gobierno y ya aprobada en el senado.

"Nos vamos a presentar como partido. Ya tenemos prácticamente listo el escrito y solo hay que esperar la promulgación de la ley por parte de la presidenta (Cristina Kirchner)", declaró el senador radical Gerardo Morales a la emisora Radio América.

Morales denunció que la reforma judicial supone "un tiro en el corazón a la democracia" y aseguró que reclamarán "la inconstitucionalidad de estas leyes ante la justicia".

Después de más de diez horas de tenso debate, el senado argentino convirtió en ley cerca de la medianoche pasada tres de las iniciativas impulsadas por el oficialismo para modificar el Poder Judicial.

Entre las nuevas normas sobresale la reforma del Consejo de la Magistratura, el órgano responsable de designar y destituir a jueces, que obtuvo 38 votos favorables en la Cámara Alta -sólo uno más del mínimo necesario- y 30 en contra.

La reforma fue una de las medidas del gobierno de Cristina Fernández más criticadas durante el cacerolazo del pasado 18 de abril, que sacó a las calles de las principales ciudades argentinas a miles de personas.

El nuevo ente judicial agregará seis miembros a los 13 actuales, que serán elegidos por voto popular.

El consejero de la Magistratura Alejandro Fargosi advirtió hoy en declaraciones radiales que "el Poder Judicial en manos del gobierno va a terminar convirtiendo a la Argentina en Venezuela".

Fargosi subrayó que "pelearán por los derechos" y recurrirán la ley ante la Justicia.

La cámara alta también aprobó anoche la Ley de Acceso Directo a las Declaraciones Juradas de los tres Poderes del Estado por 43 votos a favor y 22 en contra y la Ley de Publicidad de los Actos del Poder Judicial por 44 votos contra 21.

Además, superó la tramitación parlamentaria en el Senado, por 42 votos a favor y 23 en contra, el proyecto sobre ingreso igualitario al Poder Judicial, que será remitido a la Cámara de Diputados para su aprobación definitiva.

El paquete legislativo se completa con otras dos leyes ya vigentes, la que limita las medidas cautelares contra el Estado y otra que contempla la creación de tres nuevas cámaras de casación.

La reforma judicial ha recibido duras críticas de jueces, abogados, opositores e incluso algunos legisladores oficialistas, que pedían un debate más amplio para modificar el Poder Judicial.

También la relatora especial de Naciones Unidas para temas de la reforma de la justicia, Gabriela Knaul, ha criticado las iniciativas del gobierno, lo mismo que organismos como Human Rights Watch.

La reforma fue una de las medidas del gobierno de Cristina Fernández más criticadas durante el cacerolazo del pasado 18 de abril, que sacó a las calles de las principales ciudades argentinas a miles de personas.