Brasilia, EFE. Una comisión del Senado brasileño aprobó este jueves el nombramiento de Everton Vieira Vargas como nuevo embajador en Argentina, en una sesión signada por la "preocupación" de muchos legisladores sobre la "delicada" situación económica de ese país.

La reunión de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado fue convocada para discutir el nombramiento de Vieira Vargas, aprobado por unanimidad y que ahora deberá ser respaldado por el pleno, pero se convirtió en un debate político sobre la economía argentina, sus alegadas debilidades y su posible impacto en Brasil.

El presidente de la comisión, Ricardo Ferraço, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), planteó la "preocupación que crece" en Brasil por la reducción de las exportaciones hacia Argentina y el efecto de medidas cambiarias restrictivas, que en su opinión afectan en lo bilateral y en el ámbito del Mercosur.

"Las exportaciones brasileñas (hacia el país vecino) han perdido participación en catorce sectores" en los últimos meses y se prevé que esa tendencia se mantendrá por nuevas restricciones cambiarias y por la manutención de medidas arancelarias que traban el comercio, sostuvo Ferraço.

Vieira Vargas admitió que en el gobierno brasileño también existe "preocupación" por la caída de las exportaciones y la persistencia de dificultades comerciales, pero valoró que Argentina es el tercer mayor socio comercial de Brasil, con un intercambio que en 2012 llegó a los US$34.400 millones.

También citó como "asunto por resolver" la tensa situación creada por la decisión de la minera brasileña Vale de suspender un proyecto para la explotación de potasio en el oeste argentino.

"Las exportaciones brasileñas (hacia el país vecino) han perdido participación en catorce sectores" en los últimos meses y se prevé que esa tendencia se mantendrá por nuevas restricciones cambiarias y por la manutención de medidas arancelarias que traban el comercio, sostuvo Ferraço.

La empresa argumentó, entre otros puntos, que las "distorsiones" en el mercado de cambios argentino aumentaron las inversiones previstas inicialmente en US$4.000 millones, de los cuales ya había invertido cerca del 50%.

Argentina acusó a Vale de "violentar" sus compromisos y el caso generó un conflicto que, según Vieira Vargas, "está en negociación" y "demandará mucho diálogo", aunque no deberá generar una estampida de inversores brasileños.

El diplomático afirmó que las empresas brasileñas tienen US$16.000 millones invertidos en Argentina y son líderes en varios sectores, entre los que citó las industrias de cemento, alimenticia y de maquinarias, entre otros.

También rechazó que Brasil pueda "interferir" en políticas que adopta Argentina sobre todo en cuanto al cambio, con lo cual negó en forma tácita versiones del diario Folha de Sao Paulo, según el cual el Gobierno brasileño habría sugerido al país vecino una devaluación que elimine el mercado negro del dólar y un ajuste fiscal.

El diplomático insistió en que "con ningún otro país Brasil tiene una integración tan íntima", que es "fundamental para la política exterior" y para la "unión de toda América Latina".

En más de una ocasión subrayó que para solucionar los "problemas del crecimiento" es necesario mantener un "diálogo más intenso" y "permanente", que "es lo que ambos Gobiernos desean".

Los argumentos del diplomático no lograron convencer a varios parlamentarios, que insistieron en señalar el "riesgo" que implica para Brasil el rumbo económico argentino.

"La presidenta argentina (Cristina Fernández) pasa por momentos difíciles y la situación económica argentina también es difícil", lo cual vislumbra un panorama "igual de difícil" para Brasil, declaró el senador Pedro Simón, también del PMDB.

Esa misma preocupación manifestó el senador Cristovam Buarque, del Partido Democrático Laborista (PDT, siglas en portugués), quien hizo extensiva esa inquietud al ámbito del Mercosur.

"No estamos cuidando bien del Mercosur", que "parece a la deriva" no sólo por cuestiones económicas, sino también por "decisiones" políticas, indicó Buarque, quien citó concretamente "la forma en que Paraguay fue suspendido y la forma en que Venezuela entró" al bloque que también forman Argentina, Brasil y Uruguay.