La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, dedicó este sábado su discurso a dar un recuento de los logros de su administración durante la celebración del 191 aniversario de la independencia de su país y de las otras naciones centroamericanas.

Chichilla quiso romper este sábado con la rutina de cada 15 de septiembre, en la que el acto oficial de celebración se realiza en el Parque Nacional, en el sector norte de San José; y en esta ocasión decidió trasladarlo al Parque Central, en el corazón de la capital costarricense.

El acto contó con la presencia de los ministros del gobierno, embajadores acreditados en Costa Rica, representantes de la iglesia Católica y el alcalde de San José, Johnny Araya; así como gran cantidad de escolares.

En su discurso, la presidenta Chinchilla hizo un llamado a los costarricenses a promover una convivencia pacífica, más allá del hecho de que su país carece de ejército y no vive el flagelo de la guerra.

Chinchilla indicó que al asumir el gobierno en 2010, se encontró con un país dominado por la incertidumbre y la inseguridad, y en medio de una grave crisis económica que acrecentó el déficit fiscal.

Ante este panorama, la mandataria aseguró que su gobierno "propuso un norte y trazó una ruta para hacer de Costa Rica un lugar más seguro, próspero y digno".

"A poco más de la mitad del gobierno, con satisfacción observamos que el país se enrumba a escenarios que contribuyen a recuperar la confianza y la seguridad", expresó Chinchilla.

La mandataria enlistó como parte de sus logros el que la economía costarricense haya crecido por dos años consecutivos a una tasa superior a 4%, que actualmente tenga los niveles de inflación más bajos en 40 años y que se hayan creado más de 175.000 nuevos empleos.

También destacó las "cifras record" que han alcanzado las exportaciones costarricenses, así como los avances en la formación de recursos humanos y la mejora regulatoria en procura de una mayor competitividad.

Chinchilla dijo que a pesar del déficit fiscal que ha enfrentado su administración, ha despejado cualquier duda de que la inversión social se pueda ver limitada en esta coyuntura.

"En 2011 tuvimos el más alto de inversión en educación, hemos ampliado programas como Avancemos (becas escolares), hemos mantenido una importante inversión en vivienda y en la Red Nacional de Cuido que al final de la administración habrá incrementado la cantidad niños y adultos mayores que atiende", indicó la presidenta.

Chinchilla destacó que en materia de seguridad ciudadana, que ha sido una de sus prioridades, los indicadores muestran ya la disminución en algunos tipos de delitos, aunque manifestó que no se da por satisfecha.

En una especie de "renovación de compromisos", Chinchilla aseguró que trabajará por mejorar la posición de Costa Rica en las listas mundiales de competitividad, y seguirá adelante con su agenda de inversión en infraestructura, principalmente en completar la ruta paralela a la frontera con Nicaragua.

Prometió además concentrarse en aumentar la cobertura de la Red Nacional de Cuido, así como cumplir la meta de dotar con computadoras y conectividad a todas las escuelas y colegios del país.

Chinchilla también dijo que impulsará la agenda energética para permitir una mayor participación de sectores privados en la generación de energías con fuentes renovables, e indicó que pondrá especial atención a la protección ambiental de los recursos marinos con los que cuenta su país.

La mandataria agregó que pese al fracaso de la reforma fiscal que impulsó su gobierno para atender el déficit, seguirá promoviendo medidas para reducir el gasto público, combatir la evasión y ordenar los salarios estatales.

Al finalizar el acto, Chinchilla invitó a todos los costarricenses a sumarse a las fiestas patrias, en las que miles de niños y jóvenes del país toman hoy las calles con desfiles de bandas y actos culturales en las comunidades